Habéis leído bien, cohetes que salen disparados del capó para frenar un vehículo que va a altas velocidades. Pero tranquilos, no es el último invento de seguridad de alguna marca, fue una idea de Allegany Ballistics Laboratory en 1946.

No querían sustituir los frenos convencionales, sino mejorar su funcionamiento en las frenadas de emergencia, sobre todo en situaciones de suelo resbaladizo.

frenada_cohetes

Para demostrar su fiabilidad realizaron una prueba con un todoterreno que contaba con la protección necesaria en caso de ocurrir un fallo y le pintaron parte de las ruedas en blanco para poder apreciar mejor el comportamiento de estas en la frenada. Le instalaron dos cohetes a ambos lados del capó, con un ángulo de 45 grados, tal y como nos mostraban en esta foto:

frenada_cohetes_2

Tras la prueba, realizaron comparaciones con otros dos casos. El coche “A” cuenta con unos frenos normales en condiciones excepcionales necesita casi 50 metros para parar completamente. El coche “B”, el mismo que el anterior pero con el mecanismo de freno por cohetes instalado, frena en unos 25 metros.

Por último, el “C” es el todoterreno que utilizaron para la prueba, que solo necesitó 18 metros para realizar la frenada de emergencia. Estas diferencias se incrementaban cuando se realizaban las pruebas en condiciones resbaladizas, calcularon que un coche equipado con frenos “de propulsión” frenaba en un quinto de la distancia de frenada de un coche normal en carreteras heladas.

frenada_cohetes_3

A pesar de parecer un mecanismo muy aparatoso, querían reducir su tamaño para comercializarlo. Querían instalar un único propulsor en la parte trasera del motor, que también controlara la dirección del vehículo para evitar giros indeseados.

Sin embargo, no todo era tan bueno, puesto que este sistema suponía un gran peligro en caso de choque o incendio del vehículo. Suerte que hoy en día contamos con sistemas de seguridad bastante más fiables.

Estas pruebas que nos enseñan lo que pensaban los antiguos fabricantes de coches sobre el futuro nos encantan, como el vídeo, que os enseñábamos hace poco, de cómo General Motors imaginaba los coches del futuro hace 60 años.

Vía: Modern Mechanix

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta