Todos sabemos que el transporte sigue evolucionando día tras días gracias a los avances tecnológicos y a las mentes brillantes que hacen posible tales invenciones. En la actualidad, podríamos mencionar varios ejemplos como el tren japonés de levitación magnética que superó los 600 km/h el pasado abril o los coches automatizados que nos facilitan la conducción. Otra de las novedades que merece la pena mencionar está relacionada con el transporte público que fusiona el tren y el bus.

Se trata del Guided Busway, un bus adaptado que aprovecha antiguas vías de ferrocarril abandonadas creando así una alternativa más al transporte colectivo. Este peculiar híbrido se encuentra en el condado Cambridgeshire (Reino Unido) y lleva operando desde agosto del 2011.

Guided Busway Cambridgeshire

El proyecto salió adelante gracias a la reutilización de las vías de ferrocarril que unían el condado con Saint Ives hasta 1979. En la actualidad, el mismo tramo lo completa el Guided Busway en un total de 33 minutos.

Tras varias modificaciones para adaptar el bus a estas vías, el resultado ha sido un carril especial donde el bus, una vez dentro de las vías modificadas, es impulsado por unas pequeñas ruedas laterales instaladas en los bajos de la parte delantera, muy cerca de las ruedas del propio bus.

Guided Busway 03

La construcción de esta vía adaptada al Guided Busway costó 163 millones de euros y para llevarlo a cabo, se basaron en la ruta existente en la ciudad de Essen (Alemania), tramo que lleva en funcionamiento desde 1980.

El carril especial mide alrededor de 25 km de longitud y ha contribuido a la construcción de nuevas rutas de paseo, carriles bici, parques y pasos subterráneos para animales situados junto al carril especial que va a lo largo de la ruta. Tras más de tres años en funcionamiento, este bus adaptado y la reutilización de antiguos raíles han logrado transportar a más de 3,5 millones de pasajeros al año.

Guided Busway 01

El Guided Busway recorre la distancia del carril especial a una velocidad de 55 km/h. Los conductores no tienen que acelerar ni frenan en este tramo, el bus es impulsado por las pequeñas ruedas laterales. Sin embargo, por seguridad, se pide a los conductores que vayan controlando la dirección. Una vez concluido el tramo del carril especial, el Guided Busway vuelve a ser controlado por el conductor como cualquier otro bus.

Para los usuarios frecuentes del Guided Busway, este servicio alternativo de transporte ha sido un gran éxito, atrayendo a personas a zonas y recorridos anteriormente desconocidos, provocando una reducción considerable de tráfico en la carretera A14 y también atrayendo más personas que contribuyen a la economía de Cambridgeshire.

Fuente: The Busway, Cambridgeshire County Council

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta