Comprarse un Koenigsegg implica llevarte a casa uno de los superdeportivos más impresionantes del momento y entrar a un selecto y exclusivo club de afortunados. La pequeña marca sueca produce entre 20 y 25 unidades al año actualmente, por lo que sus propietarios se convierten en una peculiar familia a la que les gusta mantener el contacto y hacer ‘quedadas’. Como cualquier club o grupo de amigos, pero con unos cuantos miles de caballos y algunos millones de euros más.

Puede parecer broma, pero los propietarios de Koenigsegg tienen su propio grupo de WhatsApp para tratar esos temas. También tienen un servicio exquisito y muy personalizado por parte de la marca, que se encarga de enviarles actualizaciones de software a sus vehículos a través de 4G. Además en el reciente Salón de Ginebra, el fundador de la marca, Christian von Koenigsegg, desveló algunas ventajas y curiosidades más de lo que supone tener uno de sus coches.

A través de la aplicación móvil Koenigsegg Owners App los clientes pueden tener acceso a las actualizaciones que nombrábamos antes y además a otros servicios como estadísticas en circuito, tiempos de vuelta o su localización de GPS. Respecto a este último dato, von Koenigsegg dijo que él (y solamente él) podía conocer la ubicación de todos sus coches. Incluso lo mostró en Ginebra, donde unos cuantos propietarios se habían juntado con motivo del Salón.

Aunque pueda parecer una violación a su intimidad, lo cierto es que esta información se utiliza para mejorar la experiencia con datos técnicos del coche. También mejorar el trato personal con el cliente, que puede contactar con el fundador y trasladarle sus ideas y opiniones. Koenigsegg también bromeaba con el hecho de que “es técnicamente posible colocar una cámara en el interior de los vehículos y ver a los conductores, pero eso sería espeluznante”.

Fuente – CarBuzz

1 COMENTARIO

Deja una respuesta