¿Cuatro vehículos en uno para exprimir al máximo cada ocasión de la vida? ¿Es posible? Imagínate tener en tu garaje un solo coche que se transforma en otros cuatro, dándote la oportunidad de compaginar la vida laboral con el ocio día a día. El automóvil perfecto. Llegar al trabajo en tu coche, recoger a tus hijos en un familiar, disfrutar del atardecer en un descapotable y, si refresca, cerrar el techo. Pues casi fue posible hace treinta años, gracias a esta idea futurista de Mercedes. Cuatro Mercedes por el precio de uno, ¿te imaginas?

La marca alemana presentó en 1995, en el Salón de Ginebra, el Mercedes Vario Research Car, un convertible que pretendía aunar cuatro vehículos en uno en un tiempo récord. El proyecto innovador buscaba fulminar las dudas que genera comprarse un coche nuevo y, sobre todo, buscaba atraer a los potenciales compradores a través del ahorro del tiempo y el espacio. Mercedes pretendía adaptar estaciones especiales que alquilarían los diferentes techos, para que la gente no se tuviese que preocupar de dónde guardarlos cuando no lo utilizaban. Además, técnicos especializados serían los encargados de hacer los cambios por ti y solo les llevaría quince minutos, tiempo que le permitía al usuario disfrutar tranquilamente de un momento de relax tomándose un café.

Mercedes Vario Research Car 1995 12

Mercedes quería alcanzar el estrellato con su modelo pensando en todas las necesidades de sus clientes. La hazaña de la estrella de tres puntas era posible gracias a la carrocería moldeada en un compuesto de plástico reforzado de fibra de carbono que contaba con una única pieza. La capota se instalaba sobre los bastidores dónde motores eléctricos los ubicaban en su posición final mediante cierres especiales sostenidos en ocho puntos de anclaje. Para cambiar de modelo sólo se necesitaba accionar las palancas situadas sobre los pilares de las puertas y el marco del parabrisas superior y, listo, los mecánicos te ofrecían un nuevo automóvil.

Este modelo fue revolucionario hace treinta años ya que comenzaba a tocar temas eléctricos muy de moda a día de hoy: se empleaba por primera vez los frenos y dirección sin conexión mecánica así como el sistema drive-by-wire como el que ya se empieza a implementar en los coches modernos. También daba sus primeros pasos por aquel entonces el Active Body Bontrol estandarizado en el Mercedes-Benz CL 1999 o el menú central rotativo que tardó en verse en la calle diez años en el Mercedes Clase S 2005.

Todo un hito histórico para aquel momento. Mercedes-Benz Vario Research Car, el vehículo con el que todos soñamos tener, se ha quedado aparcado en el imaginario futurista de antaño. ¿Volverá el fabricante más antiguo del mundo a replantearse este diseño multi convertible?

Vía: JALOPNIK
Vídeo: Concept Avto

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta