Los principios nunca fueron fáciles y sino que se lo pregunten a Brandon, un ingeniero de Google que vive en el parking. Y es que el joven de 23 años dejó atrás Massachusetts, hace poco más de un año, para irse a vivir y trabajar a la meca de la tecnología. Lo que no se esperaba es que el sueño de su vida le llevaría a terminar viviendo cual campista.

Los alquileres en la zona de la bahía de San Francisco se han disparado exageradamente debido a los altos sueldos que perciben los empleados de esas empresas tecnológicas. Una renta imposible de asumir para un becario. Así Brandon, para poder ahorrar un poco de dinero, durante su beca de verano, decidió compartir un piso de dos habitaciones con cuatro personas por el que pagaba 65 dólares la noche, lo que supone un alquiler mensual de 2.000 dólares.

ingeniero Google que vive en camión 3

“Me di cuenta de que estaba pagando una cantidad desorbitada de dinero por el apartamento en el que estaba alojado… y yo casi nunca estaba en casa”, explicó el ingeniero a Business Insider. “Es realmente difícil de justificar pagar esa cantidad de dinero que básicamente estás quemando”, declaró. Ésta fue la gota que transformó la vida del que se convertiría en “campista de Google”.

Tras el periodo de prueba Google contrató al ingeniero, que a pesar de ello seguía viendo irracional malgastar su sueldo en algo que apenas disfrutaba. Eso le llevó a comprar el camión que ahora se ha convertido en su hogar. El vehículo que permanece estacionado en el parking del campus de Google es, concretamente, un Ford con 250 kilómetros que le costó 10.000 dólares, dinero que desembolsó gracias al pago adelantado de su contrato.

ingeniero Google que vive en camión 2

El joven, que ahora cuenta su experiencia a través de su blog Thoughts from Inside the Box, no necesita nada más, ya que usa las instalaciones de Google para los demás quehaceres del día a día. “No necesito electricidad. El camión tiene un par de luces integradas en el techo y una lámpara sensible al movimiento que puedo utilizar por la noche. Tengo un pack de baterías pequeñas que cargo en el trabajo durante un par de días y luego las uso para cargar el teléfono por la noche. Además, mi portátil permanece cargado toda la noche y, por la mañana, lo enchufo en el trabajo”, relata.

Este método le ha permitido ahorrar el 90% de su salario ya que, tras la inversión inicial del camión, ahora solo tiene que pagar un coste fijo de 121 dólares al mes por el seguro del vehículo. ¡Eso sí que es un plan de ahorro!

Vía: Business Insider

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta