Pocas road movies han cambiado e influido tanto en el propio género como en la historia del cine como lo hizo la película de la que hablamos esta semana, Thelma y Louise. Aunque se estrenó en 1991, sigue siendo uno de los grandes referentes cinematográficos por su narrativa, su influencia en multitud de películas y otros géneros audiovisuales posteriores, como por su fuerte contenido reivindicativo que la ha convertido en una de las principales piezas feministas de cabecera de los últimos años.

Thelma & Louise

FICHA TÉCNICA

Estreno 22 noviembre 1991
Duración 2:09 horas
Director Ridley Scott
Guión Callie Khourie
País Estados Unidos
Reparto Susan Sarandon, Geena Davis
Más información: IMDB

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Thelma (Geena Davis) y Louise (Susan Sarandon) son dos amigas que viven en una pequeña ciudad de Arkansas que planean pasar un fin de semana en la montaña pescando y disfrutando de unos días libres. Thelma para poder tener unos días para disfrutar sin tener que aguantar al insoportable y machista de su marido, y Louise para poder despejarse de su trabajo y no pensar en la relación tan difícil que mantiene con su novio, un músico que pasa la mayor parte del tiempo de gira.

Ambas se encuentran de viaje a su destino cuando deciden parar para cenar en un bar de carretera típico estadounidense. En el lugar, Thelma bebe un poco más de la cuenta y acepta bailar con un chico. Éste utiliza la borrachera de la protagonista para intentar violarla en el aparcamiento del bar, pero Louise consigue llegar a tiempo para salvar a Thelma disparando al agresor. Esto cambia el curso del viaje y empuja a ambas a una huida improvisada por carretera a México.

Dos mujeres y un coche

Thelma y Louise son muy distintas. La primera está en la treintena y es una mujer un tanto aniñada e inexperta que lleva una vida dominada por su marido, el único hombre con el que ha estado desde que lo conoció con catorce años. Louise tiene diez años más que ella y por su experiencia es más decidida, independiente y tiene un carácter más fuerte que su compañera de viaje. Sin embargo, el transcurso del viaje transforma e influye la personalidad de ambas aportándoles seguridad y capacidad de control sobre sí mismas y sus vidas que terminan llevando hasta las últimas consecuencias.

Ford Thunderbird thelma & loiseAntes de que Ridley Scott accediera a dirigir esta película, el guión no había sentado muy bien a la industria. Pocas productoras aceptaba el final tan alejado del estilo “happy ending” hollywoodiense. Pero este aspecto fue lo que más defendió su guionista, Callie Khourie, una escritora que quería realizar una road movie protagonizada por mujeres porque se había dado cuenta que el papel pasivo de las mujeres en las películas venía, metafóricamente, de que ellas no conducían nunca el coche.

De esta manera, subidas al coche, Thelma y Louise se han convertido en un referente de la emancipación, la autorrealización y la libertad de las mujeres. Huyendo de un mundo que nunca las entendería, se echan a la carretera para dirigir su propio destino.Aunque muchos critican la película por hacer apología de la violencia, lo cierto es que es la resolución trágica de un intento de violación lo que lleva a las protagonistas a tomar las riendas de su vida y vivir una rápida transformación propiciada por una serie de situaciones injustas en las que se ven envueltas por el simple hecho de ser mujeres.

ThelmaYLouiseEs esa transformación la que da sentido al polémico final de la película, ese que la guionista defendió tan rotundamente para que no se convirtiera en una historia banal y el que la ha hecho perdurar en el tiempo. Además de que, claro está, fueron Thelma y Louise quiénes inventaron el selfie mucho antes de que los smartphones llegaran a nuestras vidas.

El coche: Ford Thunderbird 1966

Ford Thunderbird 1966El viaje de las dos heroínas ocurre a bordo de un Ford Thunderbird verde descapotable del 1966. El coche es de Louise y, como deja patente en numerosas secuencias y en diversas conversaciones con Thelma, le tiene un especial cariño porque “la mayoría de las personas me aburren, pero este coche me permite escapar”. Es esta conversación la que convierte el coche en la metáfora de la libertad que Thelma y Louise persiguen durante todo su camino y es el coche quien les permite poder entregarse por completo a esa libertad absoluta al final de la película.

Se cree que para el rodaje de la película se pudieron utilizar hasta siete Thunderbirds idénticos, cada uno para una función. Un coche se utilizó como principal utilizados por las protagonistas, otro quedó como reserva y un tercero se utilizaba para las escenas con traveling.  El resto de coches fueron utilizados por los especialistas para las escenas de riesgo. Y esto fue lo que más factura pasó a la película, ya que si a finales de los ochenta este modelo era difícil de encontrar, el primer día uno de ellos se incendió. Se tuvo que reconstruir alguno a partir de piezas sueltas que el equipo de producción consiguió localizar.

Aquí tienes el tráiler original de la película.

3 COMENTARIOS

  1. […] habitual es que una road movie sea un viaje hacia otro lugar, ya sea para escapar, como hacen  Thelma & Louise o Kit y Holly en Malas Tierras, para volver a ver esa persona por última última vez, como hace […]

Deja una respuesta