Noticias preocupantes. Tesla está investigando un caso que se ha repetido en varias ocasiones y que podría ser un problema a gran escala: un Tesla Model S P85 se incendió en una estación de recarga (Supercharger) en la ciudad de Shanghái.

Según informa la publicación Electrek, el vehículo no estaba cargando su batería en el momento que prendió fuego. De hecho, se desconoce si el incendio se originó en la cabina del Model S o desde su exterior. El fabricante de automóviles eléctricos está investigando lo ocurrido en este suceso. “Nadie resulto herido en este incidente. Realizaremos una investigación en profundidad y compartiremos nuestras conclusiones lo antes posible”, declaró un portavoz de Tesla.

Aunque es cierto que es minúscula la proporción de coches involucrados en un incendio frente al total de Model S producidos en el mercado, ya ha habido bastantes sucesos de este tipo en los últimos años.

En 2013, una berlina de Tesla se incendió en un garaje de California a causa de un fallo en el sistema de carga. Lo mismo ocurrió en 2014 en un garaje de Toronto, aunque en este caso el vehículo no estaba conectado a ningún enchufe. A principios de 2016, una estación de carga de Noruega volvió a fallar e incendió un Model S durante el periodo de repostaje. Hace solo unos meses, otra de las berlinas de Tesla prendió fuego durante una prueba de manejo.

Vía: Electrek

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta