A pesar de que vivimos en una era dominada por los SUV en la categoría de los vehículos familiares, hay algunas berlinas familiares que pueden con ellos. El BMW 335i y el Mercedes C 63 AMG que aparecen en este video nos lo demuestran con sus desmesuradas prestaciones. Esta “pareja” se enfrentó recientemente en una serie de carreras de aceleración (drag races) en los Países Bajos, demostrando de lo que son capaces quemando goma hasta límites insospechados.

Para que os hagáis una idea, quien publicó este video asegura que el modelo BMW desarrolla 900 CV, mientras que su rival acumula una gran cantidad de modificaciones bajo el capó. El C 63 AMG es una bestia en aceleración, gracias a su inmensa potencia y al elevado par motor que desarrolla su propulsor V8 atmosférico de 6.2 litros.

En cualquier caso la carrera de aceleración no es lo más importante aquí, sino la humareda en la que se ven envueltas estas bestias. Seguro que nada más terminar se fueron a cambiar de neumáticos.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta