No es fácil meter caminar sobre la nieve y mucho menos circular sobre ella con un bólido como este, un Ferrari de 30 años de edad. Aún es más, en el caso de elegir un “más difícil todavía”  cojamos un equipo de técnicos de imagen y sonido más todo el equipo de producción que se encarguen de rodar un impresionante vídeo del vehículo sobre el paisaje blanco.

En su odisea, el equipo mostró grandes habilidades de trabajo y resolución frente a los problemas que surgieron como la congelación de las ruedas, las cuales tuvieron que descongelar con un soplete. Durante el periplo en la nieve, el Ferrari no dejó de dar problemas, la batería se descargaba constantemente debido al frío, la suspensión delantera decidió parar de funcionar y la marcha atrás brilló por su ausencia durante toda la grabación.

El conductor del coche no fue el único que tuvo que lidiar con los problemas derivados del frío. El enfoque automático no es muy recomendable a la hora de rodar un vídeo de gran calidad lo que supuso que los cámaras tenían que rodar con enfoque manual, sin guantes.

Pero no solo la nieve presentaba el mayor contratiempo al equipo, esquivar árboles y rocas cubiertas por la densa nieve se unió a la lista de cosas a evitar durante el rodaje. En definitiva, el equipo mostró una gran sincronización y fuerza de voluntad para lograr un espléndido resultado final que tiene a día de hoy más de 2,5 millones de visitas. Cada cual podrá considerar si mereció la pena el esfuerzo:

Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta