Si conduces, estarás familiarizado con el hecho de que por alguna situación concreta una ambulancia pida el paso mediante el uso de sirena y/o luces. Pero que sea una situación común, no significa que siempre actúes de la manera correcta.

Así que teniendo en cuenta que en una situación de emergencia llegar pronto al hospital puede ser cuestión de supervivencia nunca viene mal asegurarse de que estamos haciendo lo correcto.

El Reglamento General de Circulación, establece por tanto unas directrices de obligado cumplimiento que vamos a resumir brevemente:

En vías de doble sentido, apártate a la derecha

Bien, tienes una ambulancia detrás, lo primero que tienes que hacer es saber por donde viene y tener claro de que debes ceder el paso. Dicho esto, si te encuentras en una vía de de doble sentido, apártate a la derecha y no te olvides de señalizar la maniobra.

En vías con dos carriles por sentido, apártate hacia el lado en el que te encuentres

Como habíamos comentado, debes en la medida de lo posible facilitar de la mejor y más rápida manera el paso de la ambulancia. Así que en este caso si te encuentras en el carril de la izquierda te apartas hacia la izquierda, y si estás en lado derecho te apartas a la derecha. En ambos casos la maniobra se realizará de tal manera en la que deberás hasta detenerte si fuese necesario.

En vías con tres carriles por sentido, ten en cuenta esto…

De la misma manera que si te encuentras en el carril izquierdo o derecho debes apartarte hacia el mismo carril en el que te encuentras. Si estás en el carril del centro recuerda que debes apartarte a la derecha.

Pero ten cuidado con como cruzas los carriles

No son pocos los conductores españoles que padecen el “síndrome del carril izquierdo”. La terrible manía de utilizar el carril izquierdo como el carril normal de circulación y no únicamente para adelantar. En este caso, a algunos conductores ante la presencia de una ambulancia realizan la compleja maniobra de cruzar tres carriles para dar paso a la ambulancia.

Hacer esto puede provocar un caos y una obstrucción en el tráfico con la que se puede mucho tiempo. Así que si la ambulancia no está en tu carril y tiene su paso libre de vehículos, no hagas desplazamientos de carril.

No frenes bruscamente

Los conductores de ambulancias son expertos en la conducción de este tipos de vehículos a una velocidad considerable para su llegada rápida al hospital. Ahora piensa en el interior de una ambulancia, en ella hay una serie de personal médico y aparatos que aparte del herido que se encuentra en una camilla pueden sufrir fuertes colisiones en el caso de que la ambulancia frene con fuerza.

Así que teniendo en cuenta que el conductor de la ambulancia tiene calculada su velocidad si frenas o disminuyes considerablemente la velocidad le estarás obligando a que frene para no chocar contra ti.

No aproveches para saltarte el atasco yendo detrás de la ambulancia

Aparte de que es una acción completamente despreciable, ruin y vil no tienes la misma habilidad y por supuesto la prioridad de paso de la ambulancia. Si a eso le sumamos el hecho de que aún evitando frenar, es probable que la ambulancia tenga que hacerlo varias veces. Así que podrías acabar impactando contra la propia ambulancia.

No te pongas a aparcar

Por impactante que pueda sonar, hay conductores que no tienen un mínimo de sentido cívico y que se ponen a estacionar haciéndole perder una cantidad de tiempo sagrado al herido.
Por tanto, da igual que hayas encontrado por fin un sitio donde aparcar, si estás en una vía de sólo un carril y tienes una ambulancia detrás, muévete.

Ten respeto, esto no es una competición callejera

Una vez más y por motivos que se nos escapa de toda lógica, comentan los conductores de ambulancia que no son pocos los “individuos” que incluso se pican bajando la ventanilla para insultarles. Piensa que hoy puede ser otro el que va en esa ambulancia, pero mañana podríamos ser cualquiera de nosotros. ¿De verdad te haría gracia que alguien tuviese esa actitud con la gente que está intentando salvarte la vida?

Tus acciones tienen consecuencias (también económicas)

La peor consecuencia que puede tener una mala acción tuya que dificulte el paso de la ambulancia y su circulación, es que estés retrasando su llegada al hospital. Pero además, la ley contempla una serie de sanciones que al considerarse infracción grave, suponen 200 euros de multa y la posible pérdida de cuatro puntos del carnet.

Vía: RACC, El  Correo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta