La pregunta por si sola efectivamente está incompleta. Responde ahora a esto, ¿debes dar prioridad a un ciclista que cruza con su bicicleta pedaleando encima de ella? Y la respuesta de manera más contundente es no.

Siendo los ciclistas uno de los grupos más vulnerables a sufrir accidentes de tráfico, no son pocas las ocasiones en las que lamentablemente se ocasionan atropellos en pasos de peatones. No obstante, la cuestión está, en que en términos legales, el Reglamento General de Circulación, y como se enseña desde el primer día de autoescuela, la bicicleta es un ciclo de dos ruedas. Es decir, se considera un vehículo

Por lo tanto, como vehículos que son, y aún teniendo en cuenta las particularidades que recoge el reglamento sobre las normas de comportamiento de los ciclistas, estos deberán circular preferiblemente por el carril-bici, y en ausencia del mismo por la calzada. En caso de que necesitasen cruzar un paso de peatones o transitar por la acera, tendrán que bajarse de la bicicleta.

De esta manera, si un ciclista cruza por un paso de peatones sin bajarse de la bicicleta y choca contra un coche, el ciclista estaría obligado a cubrirle los daños ocasionados al otro vehículo. Hace unos años, se hizo bastante viral el caso de un ciclista en Sevilla que por dicha razón se vio sentenciado a pagarle al conductor una indemnización de 500 euros después de colisionar contra este en un paso de peatones.

Por lo tanto, siendo tan común en nuestro país esta mala práctica, miremos hacia países con una cultura importante en el uso de la bicicleta como transporte, e interioricemos que al cruzar con una bicicleta por un paso de peatones hay que bajarse siempre de la bici.

Las ordenanzas municipales: “Cada loco con su tema”

Dicho lo anterior, cabe decir que las cuestiones más específicas respectivas a la movilidad de bicicletas en ciudades, no vienen recogidas en el reglamento, sino por las ordenanzas municipales.

Cada municipio puede, dentro de un límite, establecer sus propias normas en cuanto a la circulación de bicicletas. En casos como en Madrid, se permite circular en sentido contrario e incluso girar a la derecha con el semáforo en rojo. Así mismo, en otras ciudades también tienen en vigor ordenanzas que contradicen totalmente al Reglamento General de Circulación, y que a priori se podrían considerar en contra de la ley. Algunas de estas ordenanzas, llegan a declararse nulas, mientras otras suscitan bastante confusión.

Fuente: Circula Seguro

1 COMENTARIO

  1. “Podrían considerarse nulas”.
    Cuando se habla de normas de rango inferior a Ley, DEBE aplicarse la jerarquía normativa. Si una ordenanza es contraria a una ley en cuanto a la taxatividad de la prohibición, la ordenanza en cuestión ES NULA de pleno derecho. Por tanto, cualquier ordenanza que permita lo que menciona el artículo, recae en contradicción con una norma de rango superior y no debe cumplirse, no es que pueda no cumplirse, NO DEBE cumplirse porque sería una infracción de la norma superior, en este caso, la Ley de Trafico, Circulación de Vehículos a motor y Seguridad Vial y el Reglamento General de Conductores. Otra cosa sería que una norma superior a esa Ley diera unos derechos ampliados y que en la Ley estuvieran vetados o prohibidos. En ese caso podríamos acogernos a la nirma de eango superior para disfrutar de ese derecho sin que por la Ley inferior nos pudieran sancionar.

Deja una respuesta