Logo de Noticias Coches
Suscripción o Renting
Rubén Mendoza

¿Coche por suscripción o renting? Pros y contras del alquiler para particulares

En los últimos años la posibilidad de tener un coche se ha puesto al alcance de muchas más personas. Opciones como la financiación o las nuevas modalidades de alquiler han servido para que la puerta de entrada para tener un vehículo se haya abierto de par en par. El renting, aunque ya lleva tiempo presentándose como una opción de mercado, siempre ha sido visto como una alternativa más recomendada para empresas. Sin embargo, han emergido nuevas modalidades como la suscripción que ponen el foco en los particulares. Pero, ¿qué es más interesante: suscripción o renting?

La cuota de mercado del renting mejoró en el 2020, a pesar de ser un año tan particular. De las 1.028.573 unidades matriculadas el pasado año, un 20,35 % fueron efectuadas por empresas de renting. Estos datos crecen cuando se presta atención al canal empresa, donde el peso de esta modalidad ascendió hasta el 39,44 % al cierre del curso.

Para ofrecer condiciones más encaminadas al renting de coches para particulares las empresas han desarrollado el modelo de suscripción. Con unas condiciones más flexibles, esta opción de coche on demand se ajusta a las necesidades fluctuantes de los clientes particulares. Esta nueva alternativa se hacía necesaria al ver que son los particulares y autónomos quienes más empujan el crecimiento del renting en España, suponiendo ya el 48,21 % de los clientes.

Similitudes del coche por suscripción y el renting

👌 Sin entrada: A la hora de comprar un vehículo siempre es necesario contar con cierto dinero en el banco para hacer frente al pago. Aunque se opte por financiar el vehículo, normalmente es necesario entregar una entrada. Además, en muchos casos, también la última cuota de la financiación es más elevada que el resto.

En el caso de la suscripción y del renting esto no sucede. En ningún supuesto habrá que efectuar un pago inicial o final. El cliente puede empezar a usar el vehículo desde el primer momento sin realizar un desembolso elevado. Esto permite acceder a un vehículo a aquellos que no dispongan del dinero para comprar uno al contado o pagar una entrada para la financiación.

👌 Cuota fija: Es la gran ventaja de todo tipo de renting. Permite tener un control de los gastos y así ahorrarse disgustos ante los contratiempos que puede ocasionar tener en propiedad un vehículo. Aunque a la hora de adquirir un automóvil lo que se tiene en cuenta es el precio de compra, lo cierto es que hay multitud de gastos que amplían la factura de lo que cuesta tener un coche. Seguro, mantenimiento, impuestos, ITV… son algunos de los gastos con los que hay que contar para hacer el balance final.

Cuando se adquiere un vehículo de renting, los pagos están fijados y son inamovibles. Al firmar el contrato se estipula la cuota mensual que habrá que pagar durante todo el tiempo que dure la relación entre el cliente y la empresa. No habrá más gastos. La cuota incluye todo excepto el combustible. Nada de averías inesperadas o sustos cada vez que llega el recibo del seguro.

👌Con el vehículo siempre nuevo: El parque móvil de España es de los más antiguos de Europa y esta situación se ha ido acrecentando en los últimos años. Lo cierto es que cuatro de cada diez españoles no se plantea renovar su vehículo antes de los diez años. El renting se presenta como una gran opción para rejuvenecer el panorama visible en las carreteras del país.

Los contratos de renting suelen tener una duración de entre dos y cinco años, y en el caso del modelo por suscripción es por meses. Pasado ese tiempo, el cliente puede suscribir otro contrato por un vehículo nuevo. Es la mejor manera de tener siempre coche nuevo. Además, con el aumento de los vehículos eléctricos y las mejoras que se esperan en los próximos años, poder sustituir un vehículo permitirá contar con todas las novedades tecnológicas. 

☹️  Sin la propiedad del vehículo: Algo habitual cuando una persona se dispone a comprar un vehículo es vender el que ya tiene. Ese dinero que consigue puede servir para pagar parte del importe de la nueva adquisición o, por ejemplo, para dar la entrada de una financiación. Esto desaparece en cualquier modalidad de renting ya que el cliente nunca es propietario del vehículo que tiene contratado. Este siempre pertenece a la empresa por lo que, cuando finalice el alquiler, el vehículo será recuperado por esta sin que el cliente reciba nada a cambio.

☹️  Máximo de kilómetros: Aunque la suscripción y el renting permiten al cliente disponer del coche como si fuera suyo, también tienen alguna limitación. Estas existen para asegurar el buen uso del vehículo y evitar comportamientos abusivos. Normalmente, en el contrato de renting viene incluido un máximo de kilómetros mensuales. Superar este kilometraje puede suponer gastos adicionales. Esto, en principio, no es un gran inconveniente ya que la mayoría de las personas interesadas en la suscripción no pretenden hacer un kilometraje mayor al que se suele ofertar.

Suscripción Vs Renting

Suscripción

Renting

👌Pros

👌Pros

Pensado para particulares

Pensado para empresas

Sin entrada

Sin entrada

Cuota fija

Cuota fija

Vehículo siempre como nuevo

Vehículo siempre nuevo

Cambio de vehículo

Beneficios para empresas

Mayor flexibilidad

Menor precio

Sin penalización por cancelación

☹️  Contras

☹️  Contras

No se es propietario

No se es propietario

Máximo de kilómetros

Máximo de kilómetros

Precio más alto

Periodos más largos

Penalización por cancelación

Flexibilidad

Hay momentos en la vida en los que se necesita un vehículo durante un corto período de tiempo. Por ejemplo, ante un traslado temporal a otro lugar de trabajo o mientras están preparando un vehículo nuevo. También, ante los tiempos de incertidumbre que están tocando vivir, los compromisos a largo plazo son difíciles de tomar ante el temor de que las condiciones personales, económicas o laborales sufran un cambio a peor. Por ello, los coches por suscripción son una gran opción para determinadas ocasiones puntuales y, también, para evitar sustos ante cambios repentinos.

Esta necesidad es algo tangible ya que la mayoría que se interesa por el modelo de suscripción lo hace pensando en un período de tiempo de tres a seis meses. Además, casi dos de cada diez buscan un contrato de solo un mes. Esto es algo que solo permite la suscripción. El cliente puede disfrutar del coche mes a mes y cancelarlo siempre que quiera. Sin penalizaciones ni comisiones por cancelación. El coche que se quiera el tiempo que se quiera.

En el caso del renting, firmar un contrato de este tipo supone un compromiso a medio plazo. Por lo normal, la duración de los alquileres va de los dos a los cinco años, siendo más bajas las cuotas cuanto mayor sea la permanencia. El contrato debe cumplirse al completo o, si se quiere cancelar antes de tiempo, habrá que hacer frente a una penalización económica. Estas condiciones del renting pueden encajar perfectamente en una empresa, pero quizás puedan suponer un riesgo para algunos clientes particulares.

💪 Vencedor: Suscripción

Beneficios fiscales

Si el renting para empresas ha vivido un crecimiento tan grande y ocupa una cuota de mercado tan importante no es por casualidad. Además de la facilidad para disponer de un vehículo o una flota siempre puesta al día y sin temor a inconvenientes, el renting también se ha hecho fuerte gracias a sus beneficios fiscales.

Los autónomos y empresas pueden deducirse el 100 % de la cuota del renting en el IRPF y en el impuesto de sociedades. Por si esto fuera poco, por lo general se puede deducir el 50 % del IVA soportado en cada factura y, si se prueba que el uso es exclusivamente laboral, esta deducción puede llegar hasta al 100 %.

Por el contrario, el modelo de suscripción está pensado para particulares y no se ofrece para empresas ni autónomos, por lo que no pueden beneficiarse de las ayudas fiscales.

💪 Vencedor: Renting

Precio

Como se suele decir, el tiempo es dinero. Cuando se suscribe un renting, la relación entre la empresa y el cliente es para varios años, por lo que la primera se asegura unos ingresos seguros durante todo ese tiempo. Por el contrario, en el caso de la suscripción, las relaciones contractuales son breves. Es por ello que, por norma general, en el renting el precio es menor que en los coches de suscripción.

Aun así, los contratos de renting sí tienen algún gasto que no existe en la suscripción. Por ejemplo, en el renting existen las penalizaciones por cancelación. El cliente no es libre de poner fin al contrato cuando lo desee. Para poner fin a la relación, el cliente tiene que hacer frente al pago de una penalización.

💪 Vencedor: Renting

Cambio de vehículo

Cambio de vehículo: Cada automóvil tiene unas condiciones que hacen que se adapte mejor a unas condiciones que a otras. No es lo mismo un familiar que un utilitario y, según la ocasión, será más interesante disponer de uno o de otro. 

Por ello, una de las grandes ventajas de los coches de suscripción es que permiten cambiar de modelo siempre que se necesite. Aunque algunas compañías pueden cobrar una tasa por hacerlo, otras como Wabi permiten sustituir el vehículo completamente gratis. Los datos indican que la mayoría de las personas interesadas en la suscripción preguntan por vehículos compactos, pero la suscripción permite hacer un cambio para, por ejemplo, contar con un monovolumen para un viaje familiar.

En el renting, el cliente siempre tendrá el mismo coche durante toda la duración del contrato, no pudiendo sustituirlo en ningún momento. Solo en caso de que el vehículo presente algún desperfecto que afecte irremediablemente a su funcionamiento, podrá sustituirlo por otro de las mismas características.

💪 Vencedor: Suscripción

Conclusión: Renting o suscripción

El renting y la suscripción tienen muchas cosas en común pero también algunas diferencias que pueden hacer más interesante una u otra opción según las necesidades del cliente. En general, se puede pensar más en el renting para empresas mientras que la suscripción se puede ajustar más a los intereses de los particulares.

La principal diferencia se encuentra en la duración del contrato. Mientras que el renting obliga a firmar un acuerdo por un período de dos a cinco años, la suscripción permite contratos por meses. De esta manera, la flexibilidad de los coches por suscripción ofrece una perspectiva sin ataduras, al contrario del renting que obliga a un compromiso a medio plazo independientemente de que la situación del cliente pueda cambiar.

Ambos tienen fortalezas, pero también debilidades. En el modelo de suscripción destaca la posibilidad de cambiar de coche siempre que se desee. De esta manera se puede contar en todo momento con el modelo que sea más interesante para las circunstancias. En el otro lado, en el renting merece la pena señalar sus beneficios fiscales para empresas y su menor precio al ser contratos más largos.

En definitiva, los coches por suscripción pueden ser una opción más que interesante para los particulares, mientras que el renting lo sería para empresas y autónomos. De hecho, los datos así lo indican, con un peso del renting en el canal empresa de casi el 40 %. Por el contrario, los clientes interesados en la opción de coche bajo demanda suelen ser particulares de una edad comprendida entre los 25 y los 44. Como siempre, lo importante es ser consciente de las necesidades de cada uno y comparar todas las opciones para dar con la que mejor se ajuste a las circunstancias de cada uno.

  • coche compartido
  • renting