Nos gusta un modelo muy concreto que hemos visto en Alemania. O puede que quieras hacerte con un vehículo nuevo allí por ahorrarte unas pelas. Si tienes pensado ir hasta Centroeuropa para comprarte un coche, es muy importante tener en cuenta una serie de factores. Lanzarse a la aventura desinformado puede resultar en una ingrata experiencia.

Siendo uno de los mercados automotrices más abundantes del continente, los automóviles de ocasión se caracterizan por su elevada oferta y atractivos precios. Eso es un hecho, pero no significa que, de no hacer las cosas con un mínimo de cabeza, nos suponga un costo mucho más elevado en dinero y tiempo del que habíamos pensado en un principio. Leyendo nuestra guía, te podemos orientar a hacerte una idea.

Ventajas de comprar un coche en Alemania

Los vehículos alemanes gozan de gran éxito en su país. El orgullo patriótico de sus productos nacionales destaca por disponer de innumerables ejemplares de Mercedes (Stuttgart), Audi (Ingolstadt), BMW (Baviera), Volkswagen (Wolfsburgo) y, un peldaño por debajo, Opel (Rüsselsheim). Eso obliga a que los precios de venta sean mucho más competitivos y, por ende, tengamos más opciones de elegir con unas tarifas más sugerentes a los que encontraríamos aquí.

Otra ventaja es que los coches alemanes tienden a estar mejor cuidados que el resto de los que pueblan Europa. Al menos en teoría, ya que siempre hay gente para todo. Lo que sí es cierto es que los propietarios frecuentan más las casas oficiales, y eso siempre puede aportar de un plus de seguridad a la hora de decidirte.

Encontrar nuestro coche en Alemania

Supongamos que queremos traer un coche premium Alemán. Mercedes, Audi y BMW son la triada por excelencia. En Baviera, por ejemplo, tenemos el lugar más recomendable para buscar un BMW si eres más acérrimo a la marca; es la metrópoli con más modelos de la marca por metro cuadrado del mundo, y lo mismo ocurre con Stuttgart e Ingolstadt para las otra dos.

Los empleados de las firmas locales reciben entre un 25 y un 30% de descuento en la adquisición del coche y, como la primera ITV llega a los tres años, la mayoría de los teutones aprovechan la ocasión para renovarlo por otro nuevo.

¿Qué coche quiero? ¿Nuevo o usado? Antes de hacer nada, lo primero que debemos sopesar qué vehículo queremos. Los impuestos de compra sobre un vehículo nuevo alemán son inferiores a los españoles, y ya hemos visto las ventajas del mercado de ocasión. Sin embargo, el margen de beneficio de traer un coche nuevo aquí es muy reducido; hasta más caro te puede salir. Lo más rentable es comprar automóviles con cierto tiempo y kilometraje a sus espaldas.

Primer paso. Búsqueda en Internet

Buscar un coche en Alemania de forma online es sencillo. Existen diversas plataformas y webs especializadas en coches de ocasión germanos, y algunas de ellas disponen de versión en español. Por noma general, si quieres contactar con el vendedor, el inglés te debería de valer. De cualquier forma, sí que conviene familiarizarse con algunos términos:

  • Angebotspreis: precio en oferta
  • Beliebig: cualquiera (para criterio de búsqueda)
  • Angebotsnummer: número de oferta
  • Benzin: gasolina
  • Erstzulassung (EZ): primera matriculación
  • Fahrer: conductor
  • Fahrzeug: vehículo
  • Gebrauchtwagen: usado
  • Gebrauchtwagenbörsemercado de usados
  • HU Prüfung: fecha de matriculación
  • Mehrwertsteuer (MW): IVA
  • Postleitzahl (PLZ): código postal
  • Reifen: ruedas
  • TÜV: ITV
  • Schilde: placa de matrícula
  • Unfallfrei: sin accidentes
  • Unfallwagen: coche accidentado
  • Zulassung: matriculación
  • Zulassungsbehörde: oficina de tráfico

¿Viajar a Alemania o recurrir a un importador?

Todo dependerá del presupuesto que estés manejando. Si quieres ahorrarte un buen puñado de trámites y tienes la certeza de que ese es tu coche sin haberlo visto previamente, acude a un importador. En 24 horas tendrás toda la información necesaria y, en unas semanas, tu coche estará listo para ser disfrutado en tierras nacionales. Te quitará muchos dolores de cabeza, pero también hay una contrapartida. El costo de una mayor comodidad siempre se paga, y no es poco.

Si eres asiduo lector de nuestros consejos, ya sabrás que nos gusta inspirarte para que lo hagas tú mismo. Si te atreves a ello, te puedes marcar un viaje a Alemania e ir en persona a por el coche. Sí, tendrás que pagar un vuelo, llenar algún que otro depósito de camino a España y conllevar el tedioso papeleo te tener homologado el coche para su circulación en nuestras carreteras. ¿Lo mejor? Ver el coche presencialmente siempre será una alternativa más aconsejable.

Planificar el viaje

Si vas volver con tu flamante coche nuevo, organiza una buena ruta de viaje. Cuando os contamos lo que cuesta hacer un viaje a Nürburgring, se mencionó que podríamos gastar más de 200 euros de gasolina en un viaje de ida y vuelta desde Madrid con un consumo medio de 6 l/100 km. Echa cuentas y mira cuanto te podrías gastar en combustible en la vuelta. Y no te olvides de peajes, donde podemos desembolsar más de 100 euros.

Salvo que quieras aprovechar el porte para hacer turismo, la opción más idílica es tener varios planes en mente, de particulares y, a ser posible, en la misma zona. En los centros oficiales hay mucho stock, una garantía mínima de un año, y sabrás con total certeza (es obligatorio por ley) si el coche ha sufrido o no un accidente. Además, no tienes que pagar el Impuesto de Transmisiones cuando llegues a España (aproximadamente un 4% del valor del coche en Hacienda).

Por contra, el precio no será negociable y podrían tardar varios días en entregar el vehículo. Tendrás que guardar bien la factura y asegurarte de que el IVA quede reflejado, dado que la tendrás que presentar en Hacienda. Si optas por un particular, tendrás que pagar el Impuesto de Transmisión Patrimonial (ITP), pero no el IVA y la comisión de un compraventa. En consecuencia, puedes tener el coche más barato y más pronto.

Pagar el coche en Alemania

Lo primero de todo, antes siquiera de hacer cualquier gestión con el vendedor, hay que pasar la oficina de tráfico alemana (Zulassungsbehörde) con el objeto de comprobar que el coche no padece de cargos indeseados como multas pendientes por pagar. Si todo está bien y correcto, podrás pagar el coche tanto en efectivo como por transferencia bancaria SEPA (entre bancos de la Unión Europea).

El traspaso de dinero digital no debería tomar más de un día laborable, y es recomendable hacerla a principios de semana. Con un particular, tan solo recurrirás a un contrato de compraventa privado. En el siguiente cuadro puedes ver los trámites añadidos lo que supone adquirir tu coche en Alemania:

ParticularCompraventa
IVA (%)No19
ITV (€)130 aprox.No

Conviene destacar los siguientes puntos:

  • Pagar el IVA (MW) en Alemania nos exime de no tener que repetir la misma operación en España. Si no lo has hecho, tendrás que hacerlo aquí, donde el porcentaje es del 21%.
  • Comprar el coche a un particular te obliga a pasar por un centro autorizado de la ITV (TÜV) donde te tendrán que dar un certificado de haber superado la revisión general (100 euros aprox.) y otro por la revisión de gases (30 euros aprox.).
  • Hay que volver a la oficina de tráfico más cercana para poner el permiso de circulación a tu nombre. Infórmate del horario, pues a mediodía pueden estar cerradas.

Traer el coche a España

En este punto tienes dos opciones:

Pagar a una empresa para que te lo entregue en el país. Es la opción más cómoda si te quieres ahorrar un viaje tan largo hasta casa. Un transportista puede dejarte el coche en España por una tarifa de entre 500 y 700 euros, aunque tardarás semanas en volverlo a ver. Si eres un auténtico impaciente, te puede costar aguantar.

Traerlo tú mismo. Como hemos mencionado más arriba, supone echarle horas conducción y algunos billetes. Ir de Baviera o Ingolstadt a Madrid, por ejemplo, supone algo más de 2.000 km de distancia. Sabiendo el consumo medio que podrías hacerle al coche, echa cuentas. Además, ten en cuenta que los repostajes son más caros en Francia y los peajes suponen otro desagradable desembolso.

También tendrás que pagar por una noche en el extranjero y, si lo has comprado el coche a un particular, adquirir una matrícula y seguro temporal. Necesitarás presentar los documentos de la ITV, los papeles del coche y del seguro. Con el número de matrícula provisional ya dados, podrás tener tu placa por un total de 200 o 250 euros.

Trámites y precio de hacer la matriculación en España

  • Documentación: cuando quieras matricular el coche en España te pedirán el contrato de compraventa, la ficha técnica del vehículo y el certificado de conformidad (COC) o ficha reducida. Se hace imprescindible tener una traducción jurada de los documentos, lo que puede costar cerca de 100 euros.
  • ITV: no hay un precio establecido, ya que depende del lugar y del tipo de vehículo. Si quieres saber el precio medio de las ITV en cada comunidad, puedes consultarlo aquí.
  • Impuesto de Circulación: su precio varía en función del ayuntamiento de residencia, aunque oscila entre los 80 y 150 euros. El recibo de este impuesto tiene que ser abonado a tráfico por la módica cantidad de 94 euros.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (IPT): igual que en España. Si quieres el coche a tu nombre, lo tienes que pagar. El ITP es diferente en cada comunidad autónoma, aunque en la mayoría de casos, Hacienda establece un 4% del valor venal del coche.
  • Impuesto de matriculación: depende de las emisiones del vehículo. Por debajo de los 120 g/km, no se paga. Entre 120 y 160 g/km es del 4,75%; entre 160 y 200 g/km es del 9,75%, y si sobrepasa los 200 g/km, se habrá de tributar con un 14,75%.
  • IVA: si ya lo has pagado en Alemania, no lo tendrás que pagar en España. Si no lo has hecho, tendrás que hacer un pago del 21% sobre el precio del coche.
  • Número de matrícula y permiso de circulación: acude a la oficina de tráfico más cercana y pide tu número de matrícula y el permiso de circulación: Tendrás que tener todos los impuestos ya pagados y hacer un ingreso cercano a los 70 euros.
  • Placas de matrícula: una vez tienes el número de la matrícula comprar las placas te puede suponer un desembolso de unos 15-30 euros, según el tipo de material que elijamos.

Precio de traer un coche de Alemania

Ha quedado patente que importar un coche de Alemania no es barato ni fácil, pero puede suponernos un pequeño o gran ahorro, según cómo lo hagamos y cuánto estemos dispuestos a pagar. Si el vehículo que vamos a adquirir es de alta gama y pertenece a las tres grandes germanas, el ahorro es directamente proporcional al precio del coche. Pongamos un ejemplo suponiendo que traemos nosotros el coche por carretera a la vuelta, que supondría entre 2.000 y 3.000 €, aunque puede variar notablemente dependiendo del tipo de coche y el viaje que hagas.

Mercedes Clase E 350 BlueTec Coupé:

  • Año: 2013
  • Kilometraje: 80.000-120.000 km
  • Potencia: 252 CV
  • Precio nuevo en España: (sin extras): 59.875 €
  • Precio aprox. en el mercado de ocasión español: desde 28.000 €
  • Precio aprox. en el mercado de ocasión alemán: desde 20.500 €
  • Ahorro aprox.: entre 5.500 y 4.500 €

Volkswagen Golf Advance 1.6 TDI 5 puertas:

  • Año: 2013
  • Kilometraje: 80-120.000 km
  • Potencia: 105 CV
  • Precio nuevo en España: (sin extras): 23.580 €
  • Precio aprox. en el mercado de ocasión español: desde 8.700 €
  • Precio aprox. en el mercado de ocasión alemán: desde 6.700 €
  • Ahorro aprox.: entre nada y -1.000 €

Si te interesa comprar un buen coche, lo mejor es que busques algo que aquí en España, seguramente, sea apreciablemente más caro.

1 COMENTARIO

  1. Estoy planteandome la opción de comprar un coche en alemania, el artículo me parece muy interesante pero yo le añadiría webs donde buscar este tipo de vehículos.
    Yo solo conozco https://www.mobile.de/es/ alguna mas donde mirar?

    Gracias!

Deja una respuesta