Si eres un aficionado al mundo del motor habrás oído hablar de Nürburgring. Apodado como el “Infierno Verde” por el tricampeón del mundo de Fórmula 1 Jackie Stewart, el trazado alemán se ha ganado su lugar en la historia por méritos propios. Es el circuito más largo del mundo, con una longitud de 26 kilómetros en un compendio total de casi 90 curvas. Correr sobre su asfalto en un deleite para todo aquel que disfrute al volante y, aunque Nürburgring está abierto al público, no es barato.

Viajar al extranjero no suele salir casi nunca barato. Hay que comprar los billetes para viajar (o los gastos que supone viajar en coche propio), reservar un alojamiento, prever dónde hacer las comidas del día y gestionar lo que haremos durante nuestra estancia en tierras forasteras.

Nürburgring, que se se encuentra en el poblado de Nürbur, en los bosques de la región de Eifel, Alemania, no es una excepción. Los precios pueden oscilar en cientos de euros según nuestras preferencias. Esta guía pretende que te hagas una idea de lo que te puede costar visitar el mítico trazado, tanto si quieres alquilar un coche como si deseas compartir el momento con tu propia montura.

Inaugurado en 1927, el circuito de Nürburgring ha pasado de ser un lugar exclusivo para competiciones a estar abierto para todo aquel que tenga un coche, siempre y cuando las condiciones climatológicas lo permitan y no se esté disputando ninguna carrera.

Y lo mejor de todo es que puedes circular con casi cualquier cosa que tenga ruedas y un motor, desde una furgoneta de reparto como una Ford Transit hasta el más exclusivo de los superdeportivos como un Lamborghini Huracán, o incluso con nuestro cochecito al que tanto cariño tenemos.

Llegados aquí, tenemos que tomar ya una decisión: “¿Voy en coche propio?” Eso dependerá de ti. Según en qué zona de España residas, nadie te quitará de 1.000 a 2.000 kilómetros hasta el santuario del motor, sin contar que luego hay que volver. No todo el mundo está dispuesto a cubrir un viaje de tal envergadura.

Además, el peor mal para un coche es llevarlo a un circuito. ¿Tú coche aguantará sin problemas tanto trote? En caso negativo, siempre hay empresas especializadas en el alquiler de coches para aquellos que quieran darse una vuelta sin preocuparse por posibles averías inesperadas en el vehículo particular.

Viajar con coche propio

Pero digamos que no quieres traicionar a tu coche y vas con él. Desde Madrid, el camino hasta el circuito de Nürburgring, al suroeste de Alemania, es de 1.800 km. Tan solo la ida y la vuelta implican 3.600 km, distancia suficiente como para tener en cuenta el estado de los neumáticos, los frenos y las suspensiones, así como una revisión completa para afrontar el kilometraje con ciertas garantías. Hay que tener en cuenta que los neumáticos sufrirán un desgaste más acusado si hacemos conducción agresiva dentro del circuito.

Decidimos salir temprano de casa. Dos millares de kilómetros no se hacen del tirón, por lo que llevando una velocidad media legal en todas las carreteras, el tiempo aproximado de viaje sería de unas 15 horas sin parar, cosa nada aconsejable.

A ello hay que sumar el gasto en combustible. Una media de 6 l/100 km equivaldría a más de 200 litros de combustible entre la ida y la vuelta. Lo mejor en este caso es repostar cercanos a la frontera con España, ya que las tarifas del bidón son algo más elevadas en nuestro país vecino. Con suerte, el próximo repostaje será en Luxemburgo, donde llenar el depósito es incluso más barato que en nuestro país.

Al final, el combustible te saldrá entre 250 y 300 euros, en función del consumo medio de tu coche y de lo pesado que tengas el pie derecho. El costo de los peajes puede suponer un desembolso de más de 100 euros, siendo la sangría en carreteras francesas.

La opción “gratuita” pasa por aumentar el tiempo de viaje en seis horas más por vías secundarias en su mayoría, así que no es lo más aconsejable salvo que aproveches para hacer turismo. En cuanto a las comidas, lo más barato es llevársela hecha de casa, pero por unos 15 euros podemos disfrutar de menú en las múltiples estaciones de servicio que hay por el camino.

Viajar en avión y alquilar un coche

Ahora pongámonos en la situación de que nuestro coche ya ha vivido muchas batallas. Sabemos que hacer casi 4.000 kilómetros con él puede ser una quimera, más la paliza que supone el viaje. “¿Y si me deja tirado a mitad de camino?” Mal asunto. Una avería indeseada en otro país resulta más incómoda aún si cabe que en España, además de hacer mella en nuestro bolsillo. Mejor ir en avión, alquilar un coche ya en Alemania y volver otra vez en avión, ¿no?

La localidad germana de Nürburg está a unos 170 km de Frankfurt y Dussedolrf. Ambos destinos son válidos para viajar hasta el “Infierno Verde”, con precios para los billetes de avión que rondan los 150 € la ida y la vuelta; apenas son dos horas y media de vuelo. El aeropuerto más cercano es el de Colonia-Bonn, a unos 80 km del circuito. 20 km más lejos se encuentra el aeropuerto de Frankfurt-Hahn. Según tus criterios de viaje, ambas opciones son igualmente válidas.

Ante la continua oleada de peregrinos desde todos los rincones del planeta, varias empresas especializadas en alquiler de coches ofrecen sus servicios, con posibilidades tan variopintas que van desde un pequeño deportivo como el Suzuki Swift Sport, hasta pesos pesados como el Ferrari F12 Berlinetta.

El servicio de Ring-Taxi ofrece la experiencia de disfrutar desde el lado del pasajero del pilotaje profesional de coches como un Porsche 911 GT3 o un BMW M5

Eso sí, alquilar un coche para correr sobre el trazado de Nürburgring no es pagar unos eurillos porque nos lo presten y olvidarnos de lo que le suceda una vez dentro. Como veremos más adelante, cualquier accidente puede ser un auténtico desastre económico en nuestra cuenta corriente.

Si no te sientes preparado para afrontar el traicionero circuito alemán, existe la modalidad del Ring-Taxi. Esto significa que, aunque no vayamos nosotros a los pedales, disfrutaremos como niños de copilotos bajo el amparo de las manos de un piloto profesional que nos llevará a toda velocidad por el circuito.

Alojamiento

Antes o después de haber definido con qué vamos a correr, es de vital importancia saber cuándo vamos a ir. Dadas las condiciones climatológicas de las que disfruta el norte de Europa, lo más aconsejable es viajar durante los meses de primavera y verano, como mucho hasta principios de otoño. Sería un desastre llegar y ver la entrada al circuito cerrada por las incesantes lluvias. Aunque el poblado de Nürburg apenas tiene 200 habitantes, existe todo un complejo turístico alrededor del trazado.

Ya hemos escogido cómo iremos hasta Nürburgring y tenemos fecha para ir. Es momento de decidir dónde pasaremos la noche. Desde la propia web del circuito existen diferentes categorías según lo que estemos dispuestos a gastar.

Encontraremos precios que van desde los 60 euros la noche hasta más de 100 euros. El precio de cada hotel varía cuantiosamente según la época del año y de nuestros días de estancia. Pero si algo llama la atención de todos ellos es la clara ambientación automovilística que poseen. Si buscas maximizar el ahorro, la localidad de Adenau (a 10 km del circuito) también puede ser un buen lugar para alojarse.

¿Cuánto cuesta alquilar un coche en Nürburgring?

Hemos optado por la solución más cómoda, ir y volver en avión. Las noches ya han quedado cubiertas y las tenemos reservadas. Ahora falta el elemento clave por el cual hemos viajado hasta Nürburgring: el coche.

Como hemos mencionado anteriormente, alrededor del circuito hay varias empresas dedicadas al préstamo de coches para rodar por el Ring. La mayoría de ellas ofrecen precios similares, pero siempre hay alguna oferta perdida que nos permitirá ahorrarnos unos cuantos eurillos.

La edad mínima para optar al servicio de alquiler es de 21 años, con tres años de experiencia acumulados en el permiso. Los coches a elegir van desde un humilde Suzuki Swift Sport de 136 CV hasta un Porsche 911 GT3 de 500 CV.

Por ende, los precios también son muy variables. Mientras que el primero te costará 179 euros con un depósito de gasolina y la entrada al circuito (139 euros sin ambas cosas), el segundo ascenderá hasta los 399 euros con las mismas condiciones. Las vueltas adicionales también varían en función del coche. Desde 70 euros para los más modestos, hasta 350 euros o más por los deportivos más serios.

El Suzuki Swift Sport anuncia un tiempo BTG (de puente a puente sin contar la recta principal) inferior a los nueve minutos. Bien llevado, sacaría los colores a más de un deportivo sobre la pista

Estas entidades también ofrecen bonos por vueltas. Cuatro giros completos al “Infierno Verde” con todo incluido en un Ford Fiesta ST son 532 euros (desde 90 euros la vuelta sin entrada ni gasolina), que ascenderá exponencialmente según el coche elegido. El mismo número de vueltas en un Nissan GT-R equivale a 1.729 euros (desde 390 euros la vuelta sin entrada ni gasolina).

Para evitar posibles infortunios de la vida sobre la pista motivados por el “tranquilos, que yo controlo”, la fianza mínima es de 5.000 euros hasta los 50.000 euros de un Porsche 911 GT3. Y eso sin incluir los gastos de los daños del circuito y la compensación por el cierre del mismo.

¿Cuánto cuesta correr en Nürburgring?

De lunes a jueves, el precio de la entrada turística vale 25 euros, mientras que los fines de semana asciende hasta los 30 euros. Si somos asiduos habituales en el circuito, un abono anual sale por 2.200 euros. Estas condiciones se darán siempre y cuando accedamos al trazado con nuestro propio coche. A priori puede parecer caro, pero cada vuelta implica 73 giros (sección norte, Nordschleife) y 21 km, el equivalente a unas cinco vueltas sobre el Jarama.

Si entras al trazado con tu caballo de batalla, tienes la suerte de conocer sus respuestas, el comportamiento de los neumáticos, de la suspensión, de los frenos… Pero en Nürburgring jamás hay que pecar de confianza. Un movimiento en falso, y lo próximo que verás será el capó de tu coche besando el muro metálico. Y si esto último ocurre, prepárate para la sangría.

¿Cuánto cuesta tener un accidente en Nürburgring?

La respuesta a esta pregunta es sencilla: mucho. No querrás tener ningún tipo de incidente en pista. En tu primera toma de contacto, evita el exceso de velocidad, las apuradas de frenada y la conducción temeraria. Porque aunque no seas el causante de un accidente, te puedes ver implicado en uno. Es imprescindible estar pendiente de los comisarios y las posibles banderas amarillas.

Si únicamente has tenido una leve salida de pista o has hecho un trompo, no pasará nada. Tan solo será una divertida anécdota que contar a tu vuelta. El problema llega cuando impactas contra las protecciones o el accidente ha sido de tal magnitud que han de desplegarse ambulancias y bomberos. Como en Nürburgring se compite bajo el certificado de la FIA, cada barrera dañada ha de ser reemplazada, y hacerlo no es algo asequible para el ciudadano medio.

Si se da el caso de que la metedura de pata ha sido tan grave que se debe cerrar temporalmente el circuito, habrá que pagar por las pérdidas ocasionadas a la organización

Bajo las tarifas de 2017, el siguiente listado recoge las facturas de los posibles accidentes que podemos ocasionar en el trazado:

  • Intervención del camión para la reparación de barreras (armco): 185 €.
  • Desmontaje de las barreras dañadas: 12 € el metro (x4 si son barreras muy altas).
  • Montaje de barreras nuevas: 39 € el metro (x4 si son barreras muy altas).
  • Desmontaje de los pilares de las protecciones dañados: 6,30 € la unidad.
  • Comisarios de pista, en caso de accidente: 60 € la hora de asistencia.
  • Montaje de nuevos pilares de armco: 48 € la unidad.
  • Entrada del Safety Car: 101 € la media hora.
  • Cierre temporal del circuito: 1.666 € la hora.
  • Servicio de grúa: 500 €.
  • Estancia en hospital y transporte aéreo: Variable.

Un leve despiste contra el muro puede convertirse en un agujero de 1.000 euros. Si por nuestra culpa tienen que cerrar el circuito y acudir varios vehículos de asistencia, el abismo puede aumentar por encima de los 5.000 euros.

Y todo ello sin contar con los producidos en el coche. Si es el nuestro, deberemos leer atentamente la letra pequeña del contrato con la aseguradora, ya que muchas no ofrecen cobertura al meter el coche en circuito. Las empresas dedicadas al préstamo de coches ya incluyen el precio del seguro en sus coches, con franquicias que van desde los 5.000 euros para los más accesibles, hasta más de 100.000 euros en máquinas de alta gama.

Conclusiones

Teniendo en cuenta todas las variables que inciden en hacer un viaje a Nürburgring queda responder a la pregunta del millón: ¿Cuánto nos cuesta? Depende. La opción más barata cubre el transporte en nuestro coche personal, la comida traída de casita, peajes, combustible, una vuelta al circuito y alojamiento en los techos más económicos. Todo ello supondrá un mínimo de 500 euros hacia arriba. Si por el contrario queremos más comodidad, viajar en avión, comer fuera, contratar un coche de alquiler y disfrutar de varias vueltas en el circuito y de noches en hotel, la tarifa puede ascender por encima de los 1.000 euros.

Sí, es mucho dinero, pero también es una experiencia inolvidable. Pisar sobre seguro y tener todo estudiado es clave antes de afrontar el viaje a esta meca del motor. Hoy es más fácil que nunca ir hasta Nürburgring y disfrutar del trayecto y la estancia, con una gran oferta que nos permite ajustar el presupuesto a nuestras necesidades.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta