Si alguna vez has hecho un largo viaje por carretera, sabes que vas a ver cosas conduce que a lo mejor no vuelves a ver jamás. Solución, sacar una foto. pero cuando vas conduciendo, no puedes simplemente pillar una cámara y sacar esa instanténea. La posibilidad más realista de tomar una fotografía rápida, sin duda, es usando la cámara del móvil, pero en entre buscarlo, encenderlo y preparar la aplicación… ese momento ha pasado. Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? ¿Admitir la derrota y seguir adelante, sabiendo que algo verdaderamente notable ha sido pasado por alto?

Afortunadamente, Hack a Day ha elaborado una guía para el montar de las cámaras a su coche para que pueda tomar fotos con un solo clic sin tener que buscar la cámara. Nunca más volverás a perder un solo momento.

Este capturador de instantes en ruta utiliza dos cámaras baratas digitales, un poco de soldadura y un par de interruptores. De acuerdo, hay que tener ciertos conocimientos de electrónica, pero el invento es bien barato: cada cámara le costó 30 dólares (unos 25 euros) y utilizó su embalaje original para sujetarlas en las ventanillas del coche. El resultado final: dos cámaras digitales mirando hacia fuera de cada lado del vehículo y unido a una caja central que contiene dos interruptores momentáneos para controlar el obturador de cada cámara.

En el vídeo que han hecho para mostrar su funcionamiento verás que es muy sencillo colocarla en el centro de la consola del coche. Cuando hayas terminado tendrás un sistema en el que nunca perderás la imagen de ese tipejo raro que conduce a tu lado, ese animal salvaje, el niño que se cae de la bici a tu lado o ese arco iris maravilloso.

Vía: LifeHacker

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta