Las bicicletas son para el verano, decía la película. Y aunque es cierto que con la llegada del buen tiempo es más habitual encontrarse con ciclistas en la carretera, los buenos aficionados a la bici salen a rodar en cualquier época del año. ¿Qué tal nos entendemos con ellos sobre el asfalto los automovilistas? Las últimas estadísticas disponibles, de 2010, señalan que ese año fallecieron 67 ciclistas en las carreteras españolas y fueron muchas decenas más los que resultaron heridos de diversa consideración. Por eso no está demás recordar algunas pautas de respeto mutuo y consejos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

El caso reciente de mayor repercusión mediática fue el de un accidente ocurrido un domingo del pasado mes de marzo en Mallorca. Cada poco tiempo hay noticias de atropellos mortales de ciclistas, pero los telediarios de ese día nos explicaron que en esta ocasión la cosa era especialmente grave: los automovilistas responsables del mismo eran policías municipales y se dieron a la fuga. Tras ser interceptados por la Guardia Civil uno de ellos dio positivo en el control de alcoholemia.

Más allá de las peculiares y graves circunstancias que concurren en el episodio de Mallorca, lo cierto es que 67 ciclistas fallecidos en un año son demasiadas vidas humanas. Sobre todo si tenemos en cuenta que la gran mayoría de ellos se deben a factores humanos perfectamente evitables.

Qué debe saber el conductor

¿Qué debemos saber los automovilistas a la hora de encontrarnos con ciclistas en la carretera? Se trata en general de hábitos y conductas que tienen que ver con el respecto y el conocimiento de las reglas básicas de circulación. Veamos algunos consejos del Real Club de Automovilistas de España (RACE) y la DGT:

Adelantar

A la hora de adelantar a un ciclista o a un grupo de ellos hay que ser muy prudente, hacerlo con la mayor seguridad posible, esto es, reduciendo la velocidad y dejando al menos la separación lateral legal que está esta establecida en 1,5 metros. Con todo, y más allá de la distancia legal, tienes que saber que si adelantas a un ciclista a velocidad elevada el “rebujo” que genera el aire podría desequilibrarlo y tirarlo al suelo. Evítalo. Reduce la velocidad y sepárate lo suficiente.

Hay cierta confusión acerca de los derechos de los ciclistas al circular en carretera. Pero en ese sentido la Ley de Seguridad Vial es muy clara. Si ves a dos ciclistas o más circular en paralelo puedes abstenerte de mostrar tu enfado tirando de claxon porque lo hacen cumpliendo la ley. Sé paciente y espera tu oportunidad para realizar el adelantamiento según la norma de los 1,5 metros de separación lateral.

Ojo con el claxon

No es infrecuente encontrarse con automovilistas que para avisar a los ciclistas de que les van a rebasar utilicen el claxon. Pues mucho ojo, la normativa indica claramente que el uso de la bocina tiene que limitarse a situaciones de emergencia. Recriminar a los ciclistas la circulación en paralelo o advertirles de que les vas a adelantar y que quieres más espacio en la carretera no son situaciones de emergencia. Ten en cuenta que les puedes asustar y provocar innecesariamente que se desequilibren.

Las bicicletas son un tipo de vehículo que permite movimientos ágiles y rápidos y que, por tanto, pueden desconcertarnos como conductores. Sé prudente, no pierdas de vista el retrovisor si precedes en la marcha a las bicicletas, sobre todo en un entorno urbano.

Las bicis, primero

Y una cosa muy importante: la normativa dice que los ciclistas tienen prioridad respecto a los vehículos a motor. Si circulas por una vía con ciclistas en cualquiera de los sentido y quieres girar a derecha o izquierda, tienes que tener en cuenta que los ciclistas tienen prioridad. Lo mismo sucede cuando el primero de un grupo de ciclistas entra en un cruce o en una rotonda, debes dejarlos pasar.

Qué debe saber el ciclista

La normativa de tráfico y seguridad vial tiende a proteger a los ciclistas, pero eso no significa que estos no deban circular de forma responsables.

En carretera, el casco sí o sí

Lo primero que tenemos que tener en cuenta al salir a la carretera en bici es la obligación de llevar siempre puesto el casco. Es obligatorio en vías interurbanas, pero recomendable utilizarlo también en ciudad. Es nuestro único elemento de seguridad pasiva y absorberá la energía del impacto en la cabeza. Seas profesional, cicloturista o principiante, has uso del caso siempre.

Circular en grupo

¿Puedes disfrutar de la bici circulando en grupo? Claro que sí, pero dentro de un orden. Está permitido circular en fila de a uno o en columna de a dos como máximo. En ambos casos, el grupo funciona como un solo vehículo y debe circular lo más a la derecha posible de la vía.

De hecho, salir en grupo debería mejorar nuestra seguridad: una grupeta de ciclistas es más visible; ante cualquier negligencia del resto de conductores, siempre habrá testigos. Si hay averías o accidentes, el resto de ciclistas debería ser solidario. Y si circulas en fila india, y tienes que dar relevos, asegúrate de que no se aproxima ningún vehículo cuando inicies el adelantamiento.

Cumplir con las normas de circulación

Por supuesto, siempre hay que respetar las normas de circulación. El ciclista y su bicicleta son un vehículo más. Respeta las normas de circulación. Si el resto de vehículos tiene obligaciones o prioridades, el ciclista también debe respetarlas (semáforos, STOP, ceda el paso, etc). Si te ven que respetas las normas, es más fácil que te respeten a ti. Y no olvides que también puedes ser sancionado.

La bici, como el coche, en perfecto estado de revista

Como hacemos con el coche, debes tener la bicicleta siempre a punto. El mantenimiento responsable del vehículo es fundamental para evitar sustos en la carretera. No olvides revisarla periódicamente para no sufrir averías que puedan poner en riesgo tu seguridad. La presión correcta de la ruedas evitará el riesgo de pinchazos y posibles derrapes.

La tensión correcta de los frenos y el estado de la zapatas será importantísimo en situaciones de frenadas de emergencia. El engrasado correcto de la cadena y los cambios evitará el riesgo de rotura en momentos de mayor esfuerzo. Las ruedas deben estar bien ajustadas y apretadas, sobre todo la delantera, antes el riesgo de que en una sucesión de baches pueda salirse del anclaje.

Ver y ser visto

Tan importante como estar pendiente de lo que pasa a tu alrededor cuando vas sobre la bici es hacerse ver. El resto de vehículos cumplen con la función de “ver y ser vistos” con luces e intermitencias, y un ciclista no debe ser menos, aunque tiene que poner más de su parte.

Cuando es de noche o en condiciones de baja visibilidad (mal tiempo, túneles, etc) tanto en ciudad como en carretera (obligatorio) es imprescindible el uso de material reflectante, en forma de chalecos, brazaletes o catadióptricos en pedales o ruedas para que el resto de usuarios puedan distinguirnos a una distancia de 150 metros. Y a la hora de elegir el color de la ropa para circular en bici, mejor escoger colores claros y llamativos

7 COMENTARIOS

  1. Hay mucho desconsiderado entre los conductores. Pero también hay algún ciclista “despistao” que te puede pegar un buen susto.

  2. Los ciclistas no puden circular en paralelo, salvo que haya arcen que lo permita y unicamente en fila de a dos…corrijalo.gracias

  3. Si hay carril bici disponible, pueden circular por la carretera libremente, o sea por donde les de la gana ?
    Si recrimina con el claxon a un grupo de ciclistas quen van en linea de tres o cuatro a veces que hacer ??? No se les ocurrra recriminarles porque se puede Vd ver envuelto en un lio considerable ,verbal….
    Me parece muy bien, pero tambien hay que soportar caravanas de grupos de 20-30 ciclistas, durante Kilometros y kilometros en carreteras secundarias, porque fisicamente es imposible mantener l distancia de 1.5 metros ???
    Por otra parte es obvio que hay muchos ciclistas que son conductores habituales: se aplican las mismas normas en cada circunstancia ellos mismos ?
    Me gustaria tener las respuestas oficiales de la DGT

Deja una respuesta