Todo conductor ha tenido que aprobar este examen para acabar consiguiendo el carné de conducir. Así que si estás leyendo esto, seguramente sea porque próximamente te vas a examinar. Tranquilo/a, simplemente es cuestión de organizarse y apuntarse estos prácticos consejos. Ya verás como todo saldrá bien.

Haciendo un breve resumen de lo que consiste el examen teórico de conducir, en este caso vamos a enfocarnos en el del permiso B, es un examen con 30 preguntas, de 30 minutos de duración y con tres posibles respuestas. (En algunos casos, dos). Dicho esto, aquí van nuestros consejos basados en nuestra propia experiencia:

Recuerda, es un examen

Hay mucha gente que piensa que puede aprobar el examen teórico en base a lo que conoce de oídas. Si bien muchas preguntas se pueden responder a través del sentido común, hay muchos detalles técnicos que se deben conocer si no quieres exceder de los tres fallos permitidos, y tener que repetir el examen. Así que ni ponerse nervioso, ni tomárselo a la ligera. Simplemente sé responsable.

Organízate y establece una fecha límite

Una buena guía, es organizar tu estudio en función del temario de tu manual de autoescuela.  Así que si por ejemplo, el manual se divide en 12 temas que abarcan desde los términos básicos a señales y seguridad vial. Ve tema por tema, repasando cada punto, y no avances al siguiente hasta que te lo sepas.

De esta manera, cuando empieces a estudiar un nuevo tema, incluye los que ya hayas estudiado y comprobarás cómo tus conocimientos se van multiplicando.

Por otra parte, y para no dejar en el olvido el examen, es bueno marcarse una fecha realista de cuando presentarte al teórico. Así, te obligarás a ser constante con el estudio y será mucho más efectivo el aprendizaje que si lo “vas dejando pasar”.

Acude a las clases presenciales

Aunque suene obvio, hay mucha gente que decide estudiar por su cuenta sin el apoyo de un profesor. Es perfectamente válido, y puedes incluso sacártelo muy bien. No obstante, nuestra recomendación, es que siempre que puedas acudas a las clases presenciales que oferte tu autoescuela para entender bien el contenido a aprender. Aunque vayas a pocas, verás como son de gran utilidad y te facilitan enormemente el estudio.

Haz tests, y más tests

Seguro que este consejo ya lo hayas escuchado de alguien que ya hizo el teórico. Y es que es así, la mejor preparación para el examen final, es que estés continuamente examinando tus conocimientos. Como estamos en el siglo XXI, supondremos que tu autoescuela te ha brindado unas claves de acceso para acceder online a los tests. En este caso, es importante que hagas todos los exámenes posibles, puesto que casi a un 100% te aseguro que te encontrarás exactamente las mismas preguntas en el examen final. Teniendo en cuenta que la DGT tiene una base de unas 15.000 preguntas, es importante que abarques cuantos más exámenes diferentes puedas.

Lee bien las preguntas, y no “hagas la quiniela”

El examen teórico no es cuestión de azar, siempre hay una respuesta correcta, y en algunos casos, incluso esta respuesta te puede despistar si no lees detenidamente.

Un ejemplo: Cuando una señal vertical contradice a una señal de balizamiento fijo prevalece la señal

A) Vertical
B) Más restrictiva
C) Balizamiento fijo

Si lees rápidamente la pregunta, y sin mucho conocimiento, podrías pensar que la respuesta correcta es la B. Sin embargo, la respuesta correcta es la C, por orden de prioridad. Y es que ambas señales son de distinta categoría y por tanto no se aplicaría el criterio de señal más restrictiva. Este es un ejemplo perfecto de lo importante que es detenerse a leer cada pregunta, y cada opción, para no solo detectar la correcta, sino para saber también explicar porque son incorrectas las restantes.

¿Estoy preparado?

Si estás continuamente haciendo tests diferentes, sin apenas fallos, y eres capaz de responder las preguntas en base al conocimiento que tienes y no porque te la sabes de memoria. Adelante, comunica a tu autoescuela la intención de presentarte.

Qué documentos necesitarás

Tanto si te lo gestiona la autoescuela, o te presentas por libre, necesitarás estos documentos para poder presentarte al examen:

  • Examen psicotécnico: este certificado expedido por un centro médico o similar con autorización, tiene un importe de entre 20 y 50€ que sirve para atestiguar que tienes las capacidades psicofísicas aptas para la conducción.
  • Dos fotografías en color, tamaño carnet, con el fondo blanco y reciente: fundamental que se te pueda ver bien la cara y no haya objetos que te resten visiblidad (gorras, gafas de sol…)
  • Fotocopia del DNI, NIE o permiso de residencia en España (según corresponda)
  • Tasa del examen teórico: Oscila los 90 €, y en caso de que no lo hagas a través de la autoescuela, para abonar dicho importe directamente a la DGT tendrás que hacerlo mediante ingreso bancario, a través de la sede virtual de la DGT, o de forma presencial en cualquier Jefatura de Tráfico. Eso sí, sólo se puede pagar mediante tarjeta de crédito o débito.

Llegó el día del examen. ¡Tú puedes!

Al tratarse de un examen, es importante que como cualquier otro, descanses bien la noche anterior, y dejes los nervios en la puerta antes de irte. Para no que no te pongas más nervioso, como mucho llévate unos apuntes muy básicos para repasar algunas cosas muy concretas, y no te olvides el documento de identidad. Una vez te llamen por tu nombre los examinadores, siéntate tranquilo, desconecta los aparatos electrónicos, lee bien las preguntas y responde.

En la mayor parte de los casos, si hiciste el examen por la mañana, seguramente se publiquen los resultados por la tarde. Para conocer tu calificación, simplemente accede con tus datos aquí.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta