Durante la conducción exigimos a nuestros ojos mantener la atención fija durante largo período de tiempo en un campo visual limitado sin disminuir la atención. Se conoce la importancia de la radiación no solo directa si no de la radiación solar reflejada (por ejemplo en la exposición al sol en la nieve o en la arena de las playas o el agua).

Los conductores se podrían considerar población profesionalmente expuesta al estar recibiendo esta radiación reflejada durante la mayor parte de su jornada laboral (conductores profesionales). Tambiém, al conducir concentramos la atención en una zona estable del campo visual con escasos cambios de acomodación o puntos de fijación, sobre todo en largos recorridos, lo que aumenta el tiempo de irradiación.

Del mismo modo, mientras conduces, disminuye la frecuencia de parpadeo al estar atentos durante horas, lo que puede producir picor y sensación de arenilla y pesadez ocular. Por tanto es importante proteger adecuadamente nuestros ojos durante la conducción por dos motivos:

1. Obtener la mejor visión posible, sensibilidad al contraste, tiempo de adaptación a cambios en las circunstancias de iluminación y deslumbramiento, lo que redundará en mayor seguridad en la conducción.

2.    Evitar la aparición de patologías oculares a largo plazo en las que pueden tener influencia la exposición acumulada de radiación solar, lo que nos permita mantener la autonomía personal en etapas avanzadas de la vida.

Esto lo consigues mediante utilizando gafas de sol para conducir. Ojo, hay Hay estudios que indican  el 70% de las gafas de sol que se venden en España no cumplen la normativa sanitaria de seguridad y calidad. Así que busca gafas de sol que reúnan las siguientes características:

  • Que filtren radiaciones fundamentalmente ultravioletas y del rango azul de la luz. Ayuda a al elegirlas que tengan visible el distintivo de los controles de calidad de la CE y el filtro contra el sol concreto de cada modelo es una garantía de que compras unas gafas de sol que realmente nos protegerán durante la conducción.
  • Protejan al ojo de la desecación añadida que se produce por el viento y la disminución de la frecuencia de parpadeo que se produce al conducir.
  • No limiten el campo visual requerido para la conducción y proporcionen la mejor sensibilidad al contraste en cada individuo dependiendo del espectro de la luz transmitida. Según la legislación europea, las gafas de sol tienen 5 niveles o categorías, según su capacidad de filtrar el sol. Los niveles 2 y 3 son los más adecuados para la conducción.
  • Ten en cuenta la montura de las gafas de sol para conducir. Lo ideal es que sean de que son envolventes y ligeras, lo que evitará tener que tocarlas continuamente para recolocarlas y de ese modo distraernos.

  • Utiliza preferentemente gafas de sol con cristales de color gris, ya que respetan mejor los colores naturales. Las lentes más oscuras, marrones, son recomendables para los miopes.
  • Las gafas polarizadas evitan los reflejos más molestos del sol.  Se mejora el buen contraste visual, sin que por ello se alteren los colores del entorno, además de prevenir la fatiga ocular. Si a pesar de llevar gafas de sol sufres un deslumbramiento mientras conduces, no respondas frenando bruscamente. Reduce poco a poco la velocidad hasta que te adecúes a las condiciones de visibilidad.
  • No utilices gafas de sol por la noche, a excepción de las gafas especializadas para conducción nocturna.
  • La lentes orgánicas son más resistentes y seguras ante una posible rotura. Hay dos tipos de cristales filtrantes (ambos pueden recibir tratamientos, como el antirreflejo, el fotocromático (el cristal se oscurece con la luz), el de color o el espejado:
    – Minerales 
    (se rayan poco, pero son sensibles a los golpes).
    – Orgánicos (ligeros y resistentes a los golpes).
  • Si utilizas lentes de contacto, aunque existen con filtro solar, es recomendable el uso añadido de las gafas de sol.
  • En el caso de llevar gafas graduadas, es necesario llevar así mismo gafas de sol graduadas, adaptadas a la necesidad de cada uno.

Fuente: RACE
[NOTA: Artículo publicado originalmente el 26/07/2011, ampliado y revisado]

1 COMENTARIO

Deja una respuesta