Desde el anuncio a bombo y platillo del Plan Renove 2020 hasta su publicación en el BOE pasaron unas cuántas semanas y eso ha hecho que haya habido algunos cambios entre lo que se decía inicialmente… a lo que se ha publicado de manera oficial.

Es el caso de la propiedad del coche que has de enviar al desguace para contar con la ayuda gubernamental. En un principio se había anunciado el 15 de junio que se podría achatarrar el vehículo de un familiar en primer grado. Es decir, que si alguien tenía un coche viejo (de más de 10 años) podría beneficiarse su hijo, por ejemplo, para contar con esa subvención a la compra.

El Real Decreto-ley del 3 de julio excluyó poder optar a las ayudas del Plan Renove 2020 achatarrando un vehículo de un familiar, en cualquier grado. La publicación en el BOE el 6 de julio tampoco se realiza mención alguna: así pues, el único beneficiario posible es el titular del coche antiguo que se entregue para achatarrar.

Así pues, hay que dar la baja definitiva a un vehículo que cumpla dos requisitos:

  • Titularidad del vehículo achatarrado en los los doce meses anteriores a la fecha de solicitud de la ayuda, que debe tener la ITV en vigor.
  • Presentar el último recibo del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, abonado, al menos desde 2019.

Entendemos que esto pretende que no se beneficien de las ayudas gente que cambia un coche que no usa (de ahí el segundo punto), pero el hecho de excluir a los vehículos de los familiares de primer grado, cuando de hecho se había anunciado así, no creemos que suponga una distorsión demasiado grande del mercado de segunda mano. Son muchos quienes conducen un coche antiguo de sus familiares (en numerosas ocasiones, su primer coche) y sigue al nombre del titular original. Poder acceder a un coche más nuevo, más seguro y más limpio en estos casos no debería suponer un problema… máxime cuando el anuncio gubernamental así lo establecía.

A la hora de adquirir un coche nuevo y optar a estas ayudas hay que presentar el certificado acreditativo de la baja definitiva del vehículo. Además, el coche comprado no puede cambiar de titularidad durante dos años.

Te recordamos que el vehículo debe tener como mínimo 10 años de antigüedad en el caso de los turismos (M1) o 7 en el de los vehículos comerciales ligeros (N1). En el caso de que el vehículo a achatarrar tenga más de 20 años el Plan Renove 2020 establece una ayuda adicional de 500 euros.

Fuente: BOE

1 COMENTARIO

  1. Desde nuestro punto de vista, hubiera sido sensato admitir que el beneficiario de la ayuda pueda ser un familiar de primer grado. Se dan muchos casos donde el cónyuge o un hijo son los nuevos propietarios por disponer de una mayor idoneidad para conducir el nuevo vehículo. A nuestro despacho de abogados en Madrid nos llegan a diario este tipo de casuísticas que la ley ha dejado fuera.

Deja una respuesta