Y a los dos años falleció. No han pasado ni 24 meses desde que Renault iniciara en España la comercialización de su modelo Wind, un pequeño descapotable biplaza con el que la firma francesa pretendía ganar terreno en un sector dominado por sus competidores de más alto nivel.

Desde septiembre de 2010, fecha en la que aterrizó en los concesionarios españoles, apenas se han vendido doscientas unidades, una cifra muy poco rentable en comparación con los costes de producción.

Disponible con un solo acabado, el Dynamique, cuenta (o contaba) con un equipamiento de serie con ABS+EBD, ESP+TCS, airbags frontales, airbags laterales y tórax, dirección asistida eléctrica, faros antiniebla, control y limitador de velocidad, ordenador de viaje, aire acondicionado, espejos eléctricos y térmicos, elevalunas eléctricos, cierre centralizado con mando, llantas de aleaciónde 16 pulgadas, techo plegable eléctrico, volante forrado de piel, asientos deportivos, suspensión deportiva, volante regulable en atura, equipo de sonido con CD MP3, toma auxiliar, alerón posterior integrado y salida de escape cromada, además de dos motorizaciones: 1.2 TCe de 101 CV y 1.6i 16V de 133 CV.

Se trataba, a priori, de un modelo asequible con buenas prestaciones, pero ni las promociones ni los esfuerzos comerciales han servido para sacar al Wind de un estado comatoso que ha provocado finalmente su desaparición del mercado nacional.

Sus más directos competidores, el Fiat 500C, el Mini One y el Peugeot 207 le han ganado la batalla en un segmento que por el momento es terreno prohibitivo para Renault.

Si, pese a todo, estáis interesados en su compra, aún se puede encontrar alguna unidad en stock a un precio recomendado 17.250 euros.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta