A los más fieles seguidores de la Fórmula 1, el nombre de Brabham les sonará. La compañía fundada en 1960 por Jack Brabham y Ron Tauranac tuvo un paso bastante exitoso en la competición. Después de las hazañas del fundador/piloto, llegaron otros nombres destacados como el de Nelson Piquet o el de cierto empresario llamado Bernie Ecclestone, que estuvo a los mandos en los 70 y 80. Debido a problemas económicos, Brabham terminaba desapareciendo.

Pero ahora vuelve a la palestra de la mano de David Brabham, hijo del fundador y piloto con bastante experiencia, que quiere seguir con ese legado. Brabham Automotive se asienta como un fabricante de esos que crean vehículos para exaltar las emociones. Se estrenan en el mercado con el Brabham BT62, un superdeportivo que se inspira en el pasado y que presenta un rendimiento a la altura de muy pocos.

El diseño del BT62 es muy extremo, se nota que todo ha sido dispuesto para conseguir una aerodinámica optimizada al máximo. Solo hace falta ver las forma de sus paragolpes, las múltiples tomas de aire o elementos como el splitter delantero, el difusor trasero o el enorme alerón. En total son 1.200 kg de carga aerodinámica lo que genera. Todo su desarrollo se ha hecho con fibra de carbono, un material que le permite tener una rigidez a la altura y un peso muy contenido.

El biplaza tiene un peso de 972 kg en seco, por debajo de la mayoría de sus competidores. La mecánica va colocada en posición central y la potencia se entrega a las ruedas traseras. El motor elegido es de construcción propia, un V8 atmosférico de 5.4 litros. Desarrolla nada menos que 710 CV y 667 Nm de par, dejando una relación potencia/peso de 730 CV por tonelada. Para poder detenerlo se equipan frenos de carbono con pinzas de seis pistones y los neumáticos tipo slick específicos firmados por Michelin.

El Brabham BT62 se producirá en una tirada muy limitada, solamente se harán 70 unidades. Los primeros 35 serán un homenaje a las 35 victorias que logró la compañía como equipo en la Fórmula 1. Por eso el primero lleva la librea verde y dorada del BT19 que ganó el GP de Francia en 1966. Las primeras unidades serán entregadas a finales de año y cada afortunado entrará en un programa de desarrollo para mejorar el rendimiento tanto del conductor como del vehículo

Fuente: Brabham

Galería de fotos:

Ver galeria (24 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta