La llegada del transporte eléctrico en sectores como camiones y autobuses está entrando con gran impulso en el mercado. Tanto que una asociación de dos empresas suizas han conseguido un nuevo récord construyendo un camión volquete que se ha convertido en el vehículo más grande del mundo con un peso de casi 50 toneladas.

El prototipo de este camión ha sido llamado e-Dumper y está diseñado para trabajar en explotaciones mineras o en la reparación de carreteras. Con un paquete de baterías que alcanza los 700 kWh, el vehículo consigue unos datos impactantes de ahorro de combustible y reducción de emisiones.

Lo que más llama la atención de este camión volquete es que en genera electricidad en cada viaje de trabajo realizado. Sube las montañas vacío y en la bajada genera hasta 40 kWh utilizando la frenada regenerativa. Para subir de nuevo, el prototipo tan solo necesita 30 kWh, por lo que en cada viaje alimenta con 10 kWh la red eléctrica local.

El prototipo en concreto está construido sobre un antiguo dumper Komatsu que ha sido desmontado y reconstruido. Para conseguirlo, las empresas de Lithium Storage GmbH y Kuhn Schweiz AG, han tenido que retirar todos los componentes del motor diésel que hasta ese momento incorporaba el volquete para sustituirlas por un motor eléctrico. El nuevo diseño pesa alrededor de 50 toneladas cuando está vacío y tiene 65 toneladas más de capacidad de carga. El conductor tiene que subir nueve escalones para llegar a los mandos y los neumáticos miden casi dos metros de diámetro.

La conversión del antiguo camión de Komatsu, que llevaba dos años en activo,ha tenido un coste de un millón de euros y se empleará durante la próxima década en los trabajos de minería de una cantera de cemento en Suiza. La intención de sus creadores es averiguar hasta qué punto sería rentable realizar el mismo proceso para otras ocho unidades.

Fuente – Empa.ch

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta