Si transcurres habitualmente por una ciudad con millones de personas, debes conocer el dolor y la tortura de intentar sobrevivir en una calle concurrida. Tráfico pesado en la hora punta, coches que no se mueven cuando el semáforo está en verde, personas que intentan cruzar la calle cuando la luz roja está encendida y un largo etcétera. Y si conduces, el claxon suena casi siempre. Pero, ¿y si eres un peatón?

La gente está en todas partes. De pie en las puertas, obstruyendo las aceras y bloqueando los productos que necesitas en el supermercado. Desafortunadamente, muchos de ellos no tienen idea de la poca consideración que tienen por aquellos que han de ir a otros lugares o personas que ver. Es una realidad triste y que parece haber empeorado desde la llegada del smartphone. Dado que la tecnología está exacerbando el problema, tal vez también sea la solución.

El residente de Manhattan Joseph Lerner se ha ocupado de subsanar estos problemas. Se le ocurrió un dispositivo que ayudará a atraer la atención de otros usuarios de la vía: una bocina peatonal. Lerner usó el volante de un viejo Cadillac y el cinturón de seguridad. El artesano youtuber abrochó el volante al cinturón para poder transportarlo cómodamente y tocar la bocina en el momento adecuado. Joseph Lerner pedía 699 dólares (634 euros) por su invento.

Y decimos “pedía” en vez de “pide” porque Lerner decidió eliminar el “Pedestrian Horn” (como ha bautizado a su invento) de su sitio web. Decidió que no lo venderá sintiendo que el producto entra en conflicto con el mensaje en el video que creó. “¡No hay razón para contribuir a más ruido en esta ciudad!”, dice Lerner. En parte tiene razón, a pesar de que los usuarios de Internet lo han visto con buenos ojos y muchos de ellos declararon u disposición a hacerse con uno.

Lerner demuestra la extrema utilidad de su creación en un vídeo filmado en Manhattan y sus alrededores, donde, como es lógico, es tan efectivo para captar la atención de los conductores como para sorprender a los turistas que se toman selfies. ¿Por qué las personas sienten la necesidad de enmarcar sus fotos en medio de una acera concurrida cuando visitan una ciudad diferente? El invento fue diseñado para que las personas toquen menos las bocinas de sus vehículos.

Un claxon para peatones es una idea brillante y estúpida. Claro que es un poco impersonal, pero ciertamente parece efectiva. ¿La comprarías?

Vía: Gizmodo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta