Los coches únicos siempre tienen un pequeño hueco en nuestros corazones. Es por eso que duele ver a este Corvette shooting brake de tercera generación en un estado tan deplorable. Creado por un diseñador de General Motors, este ejemplar visualizaba un mundo en que los Corvette podían ser pequeñas rancheras con seis faros al frente. Motivado por un accidente en 1997, ha estado inactivo desde entonces. Y ahora está en venta.

Este Corvette fue creado por Harry Bradley, un diseñador que trabajó para GM en la década de los  60 antes de comenzar su carrera en el Hot Wheels (sí, la de los famosos coches de juguete). Su objetivo era crear un Corvette familiar tal y como hubiese podido ofrecerse desde fábrica, utilizando el máximo número de piezas de GM como fuese posible. Del pilar B hacia atrás, la carrocería se personalizó al completo.

Se construyó sobre una estructura de acero. La zaga, completamente rediseñada, hace gala de un extenso faro longitudinal de un Ford Thunderbird de 1971. En el Corvette C3 había que plegar los asientos para acceder al maletero. Para este caso, se hicieron bisagras a medida para poder hacer una luna trasera practicable y hacer la entrada al área de carga algo más cómoda que el coupé.

En la delantera, sin duda, lo que más llama la atención es la gigantesca serie de faros. Seis pilotos cuadrados y unidos entre sí que dan a este Corvette una apariencia, digamos que muy subjetiva. Las cuatro unidades más exteriores funcionan como faros normales, mientras que la pareja central hacen de luces largas. Bajo el capó, el motor V8 de 5.7 litros se mantiene intacto de fábrica, asociado a una caja de cambios manual de cuatro velocidades.

El vendedor no ha incluido muchas fotos del coche en su estado actual pero, por lo que se puede observar, necesita algo de trabajo, cariño e inversión económica para que luzca como hace unas cuantas décadas. Los seis pilotos han permanecido al completo, aunque lucen algunos daños, como el resto de la carrocería. También falta la ventana posterior. El interior, salvo la suciedad del abandono y la ausencia de algunas piezas, parece en buen estado.

Ahora mismo, este Corvette C3 shooting brake se encuentra a la venta en eBay en Castro Valley, California, a un precio de 18.999 dólares, 17.000 euros al cambio. Aunque sea una excentricidad, es un coche único.

Fuente: eBay

Galería de fotos:

Ver galeria (18 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta