Según la Unión Europea, cada año se podrían evitar 1.100 accidentes mortales en Europa si el conductor del vehículo supiera cómo frenar bien en una situación de emergencia. Por esa razón, este año, todos los coches que se pongan a la venta tendrán que incluir un sistema que lo hace de forma automática: el BAS.

BAS
Coche con BAS y sin él

El dispositivo de marras se estrenó en 1996 en el Mercedes Clase C, y que, básicamente, se trata de una nueva función que se le añade al ABS (Antilock Braking System). Éste último no es más que un mecanismo que evita que se bloqueen las ruedas del vehículo al frenar, y que también es la base del funcionamiento del control de tracción, de estabilidad, etc. El BAS entonces se encarga de aprovechar la máxima capacidad de frenada ante una situación de emergencia y hasta que el automóvil se detenga.

Hoy día, esta nueva función del ABS ya la incorporan de serie el 80% de los modelos nuevos, aunque la Unión Europea ha publicado una normativa que obligará a que todos los vehículos comercializados en Europa lo incluyan de serie a lo largo de este año. El ABS es obligatorio desde 2003, y sin éste no se puede ofrecer BAS.

La gran pregunta que nos podríamos hacer es, ¿es necesario el BAS? La respuesta es sí, según un estudio de Bosch. Eso sí, no hay que olvidar que esa compañía es uno de los grandes fabricantes de este dispositivo. Remitiéndonos a las cifras del estudio, un tercio de los conductores no sabe frenar en una situación límite, pues o bien no pisan por completo el pedal de freno o lo sueltan antes de tiempo, alargando la frenada innecesariamente hasta un 40%. Este detalle, circulando a 100km/h, implica recorrer entre 20 y 25 metros de más, que no es poco.

Fuente | Autofácil

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta