Ríete de los mapas Michelín y los GPS. Cuando la escasez de tecnología convertía en tarea harto complicada encontrar el camino, el ingenio y buen hacer de los cartógrafos permitía a los viajantes alcanzar su destino con mayor facilidad. Dicen que nunca se ha diseñado un mapa de carreteras tan preciso como el realizado por un grupo de jesuitas en el siglo XVIII.

Fue durante el reinado de Felipe V de España cuando el Marqués de la Ensenada encargó a los cartógrafos especialistas Carlos Martínez y Claudio de la Vega, el diseño mediante determinaciones geométricas de un mapa de España de carreteas. Fueron necesarios cuatro años de trabajo, entre 1739 y 1743 para confeccionar un mapa que, según los expertos en la materia, nadie hasta esa fecha había realizado tan bien y con tanto mimo.

Se trata por tanto del más completo mapa de caminos y vías de comunicación, dividido en 36 hojas de 36 cm por 37 cm y una escala gráfica equivalente a 1:445.866. Cuenta con información precisa de todo el territorio nacional, a excepción de Asturias, Galicia, León y Castilla la Vieja, de las que por entonces no se tenía información completa.

Ampliación del mapa de carreteras

El mapa estuvo olvidado en un cajón hasta que fue rescatado en 1904 por la Real Sociedad Geográfica. La representación de los caminos está realizada en cuidados trazos de colores negro y rojos y se distinguen unos pequeños símbolos para indicar la presencia de murallas, puentes, molinos y pasos de barca.

También se incluye la toponimia, jerarquizada. La planimetría es probablemente la parte más conseguida ya que se sitúan la mayoría de los enclaves urbanos, empleando como signo convencional el alzado de una o varias torres coronadas por una cruz. Las poblaciones de mayor importancia aparecen dentro de un perímetro amurallado que encierra grupos de manzanas convenientemente separadas, ese es el caso de Granada y el de otras de su reino. También incluye información hidrográfica, aunque no se indican los nombres de los ríos. Para facilitar su consulta, los cartógrafos clasificaron el mapa mediante un sistema de filas alfabético y columnas numéricas.

Vía: Ingenieraenlared

2 COMENTARIOS

  1. ¡Menudo tesoro! La historia no deja de sorprendernos mostrándonos ocasionalmente pequeñas joyas de la humanidad.

Deja una respuesta