Las estadísticas a menudo acaban con falsas o antiguas creencias como esa de que los coches son sólo cosa de hombres. Si hablamos de automóviles usados, la realidad es que la mujer ha ganado relevancia como cliente, hasta el punto de que ya son las protagonistas de más de la mitad de las compras de vehículos usados (50,2%) que se realizan en España, según constata el Libro Blanco del Vehículo de Ocasión elaborado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

El informe, realizado entre más de 700 compradores y potenciales compradores de usados, pone de manifiesto el papel cada vez más influyente y activo de la mujer en este mercado, con un aumento del 220% de las decisiones compartidas en la pareja en los últimos cuatro años. En la actualidad, más del 35% de las operaciones de compra se deciden a medias, mientras que un 52% se realizan en solitario.

Este “poder de decisión” y su mejor gestión de la economía doméstica explican que entre sus prioridades primen aspectos como el ahorro o la practicidad. Así se explica que los aspectos más atractivos del vehículo de ocasión para estas compradoras y potenciales compradoras sea el precio, la oferta y el uso posterior del vehículo, por ese orden.

De este modo se constata que ellas tienen las ideas muy claras, y que en prácticamente la mitad de las adquisiciones de vehículos de ocasión el producto se ajusta a la idea inicial creada -sea hombre o mujer- aunque para ellos, aparte del precio, sean más importantes otros aspectos más impulsivos y más caros, como los técnicos (potencia, prestaciones…) y de equipamiento.

A pesar de esta aparente “frialdad calculadora” de las compradoras, hay mujeres que sucumben a algún capricho cuando van a adquirir un vehículo usado, generalmente cuando obedece a razones de diseño tan triviales como lo “cuco” que resulte.

Así, la incorporación progresiva de la mujer a la vida laboral y su mayor independencia económica le lleva a “saltarse el presupuesto” con mayor frecuencia que los hombres e incluso a pagar más de lo inicialmente previsto, algo destacable en un entorno en el que un 45% más de españoles recortaron por necesidad el dinero destinado a la compra del vehículo.

Por ello, también son ellas las que más tienden a financiar la compra de su coche usado en vez de pagarlo al contado, una circunstancia que llama la atención cuando son prácticamente siete de cada diez españoles (un 67,7%) los que se ven obligados a abonarlo en metálico dadas las restricciones crediticias de las entidades financieras.

Por otro lado, el Libro Blanco del VO muestra que las mujeres se mueven actualmente con más comodidad y soltura en este mercado, y por eso valoran mejor que los hombres este tipo de vehículos otorgándoles una nota media de 3,34 puntos sobre cinco, mientras que ellos dejan su calificación media en el 3,29 puntos. Además, las mujeres jóvenes, sobre todo las que están entre los 26 y los 35 años, son las más generosas con sus calificaciones, que ascienden a 3,36 puntos sobre cinco de media.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta