Desde hace un par de semanas, exactamente desde el 25 de octubre de 2017, circula un bus autónomo en la ciudad bávara de Bad Birnbach (Alemania). Se trata del EZ10, diseñado por la empreza francesa EasyMile, cuya misión es demostrar que, con la tecnología actual ya se puede encomendar a los vehículos autónomos recorrer pequeñas distancias.

El EZ10 se moverá por carreteras públicas, en una ruta de aproximadamente 700 metros, desde el centro de la ciudad hasta el balneario de aguas termales de la cidad, que no está lejos de la frontera con Austria. Si todo va bien, la idea es completar la ruta en 2018 desde el centro de la ciudad a la estación de ferrocarril.

Deutsche Bahn, el operador ferroviario nacional, está al mando del vehídulo, que se mueve gracias a su arsenal de sensores, láseres y un sistema de GPS. El diseño es realmente pintoresco y está pensado para aprovechar el espacio al máximo, con un diseño rectangular y unas pequeñas ruedas.

Más allá de esta pequeña prueba, el vehículo podría ser interesante para afrontar el reto de encontrar una solución de movilidad para la última milla (de ahí el nombre de la empresa que lo ideó, EasyMile).  Muchas personas no emplean el transporte público ya que las paradas o estaciones quedan algo alejadas de su punto final de destino… algo que podrían arreglar vehículos de este tipo.

El concejal de distrito Michael Fahmüller apuntaba en la presentación otro posible uso de estos ingenios. Destacó que el desarrollo era particularmente importante para las áreas rurales, ya que las personas allí tienden a depender totalmente de sus automóviles. Con poco volumen de pasajeros, los proveedores de transporte público ven casi imposible nvertir en servicios regulares.

“Si el autobús autónomo transporta regularmente a personas en Bad Birnbach hoy, esta es una clara señal de la movilidad y flexibilidad del transporte público en el futuro. Estamos orgullosos de ser los pioneros aquí”. Aseguró.

Este fue el primer viaje de este tipo en Alemania, pero Deutsche Bahn planea nuevos despliegues en 2018, incluso en Hamburgo. Esta es su divertida campaña de lanzamiento, que incide, obviamente, en que son totalmente seguros:

De todos modos, Bad Birnbach no es el primer lugar donde funciona este bus autónomo. Seis EZ10 sin conductor funcionan desde junio de 2015 en el Instituto de Tecnología de la Universidad de Lausanne (Suiza), como parte del proyeco europeo Project CityMobil2.

Los seis vehículos se mueven por una ruta de 2,3 kilómetros, desde la estación del metro hasta los principales edificios del campus universitario, que es muy extenso, nada menos que 55 hectáreas. Los 13.000 alumnos pueden hacer uso de ellos, gratuitamente, desde las 7:45 a las 19:45 pm nada menos que seis meses al año. En este vídeo puedes verlos en funcionamiento:

Fuente: Easymile

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta