Hay un montón de leyendas urbanas que aseguran tener la fórmula infalible para reducir el nivel de alcohol en sangre. Hace tiempo repasamos unas cuántas, que la propia DGT señalaba como inútiles para engañar al alcolímetro. Y está claro que el protagonista de nuestra historia no había leído nuestro artículo.

Ocurrió en Murcia. La Policía Local de la ciudad descubre, justo después del amanecer, a un coche que siniestrado. Tras haber golpeado en varias señales, se había empotrado con la mediana. Aunque también se desplaza una unidad de emergencia, no hay que lamentar daños personales. El conductor resulta ileso y su coche (un Seat Ibiza), es el único que sale malparado, con golpes en la rueda delantera izquierda y alguna abolladura.

Los agentes deciden realizarle la prueba de alcoholemia. La reacción no puede ser más pueril pues, como piensa ¡casi un cuarto de la población! que sudar rebajará su nivel de alcohol en el organismo, comienza a hacer flexiones en mitad de la calle. Aunque funcionase, muchas tendría que haber hecho, ya que en el primer control había triplicado la tasa de alcoholemia permitida. Su esfuerzo fue en vano, ya que volvió a dar positivo en la segunda prueba. Bueno, para algo sí sirvió… para que su historia apareciese en Twitter:

Y es que la Policía de Murcia decidió compartir el incidente en sus redes sociales con imágenes del suceso incluidas: “Está mañana, dotación de polivalentes y motoristas intervienen en un siniestro vial en Avda. Juan de Borbón cuyo conductor casi triplica la tasa de alcohol. Intenta bajar la tasa con flexiones, pero de poco le ha servido”.

Cuentas con derechos ante un control de alcoholemia, pero créenos que será más beneficioso, para ti y para todos, no beber cuando tengas que conducir más tarde.

Vía: Twitter

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta