Desde hace años la Unión Europea le tiene declarada la guerra a la gasolina 95. Este combustible es considerado como la “gasolina de protección” en nuestro continente la idea era que hubiera desaparecido hace tiempo. Según la Directiva 98/70/CE, de la normativa europea relativa a la calidad de la gasolina y el gasóleo, los estados miembro debían garantizar la comercialización de gasolina de 95 octanos hasta 2013. Y ahora os contamos que este 2019 seguirá estando disponible.

Esto se debe a que la Unión Europea permitía que se fuera prorrogando el plazo si se consideraba oportuno. Y en España es lo que hemos estado haciendo año tras año debido a las exigencias de nuestro parque móvil. La gasolina 95 es la única que puede saciar a los coches matriculados antes del 2000, que son alrededor de 3,5 millones de unidades. Esas mecánicas más antiguas necesitan la composición con un contenido máximo de oxígeno del 2,7% en masa y un 5% máximo de etanol en volumen.

Con gasolina de 98 octanos su comportamiento no sería el adecuado y de ahí que se haya ido prorrogando la desaparición de la 95. No habría problema para el resto de vehículos de gasolina matriculados a partir del 2000 (6,5 millones de coches), que aceptan ambos combustibles indistintamente. La gasolina de 98 octanos cuenta con un contenido máximo de oxígeno del 3,7% en masa y el de etanol en volumen alcanza el 10%, normalmente está recomendada para motores con una compresión superior a 10,5:1.

El caso es que aunque este año tengamos todavía gasolina de 95 octanos, en 2020 podríamos despedirnos por completo de ella. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sigue pidiendo más plazo hasta que se renueve el parque móvil, pero todavía no está claro lo que pasará. De desaparecer nos tendríamos que acostumbrar a los precios de la gasolina 98, que está por encima en 13,4 céntimos por litro de combustible de media.

Fuente: El Economista

4 COMENTARIOS

  1. al final lo mejor echar a tomar por el culo el coche, y cuando tengas que viajar alquilar un utilitario, va a salir más barato y asi nos ahorrariamos más de 2.000 euros cada persona

  2. Que nadie se engañe, esto no obedece ni a contaminación ni hostias; según los estudios de los expertos, la inquina a los combustibles fósiles ha sido, ni más ni menos, que una excusa para poner nuevos impuestos a los hidrocarburos. No olvidemos que el famoso “céntimo sanitario” se anuló por la UE por ser ilegal; debido a que en Españistán tenemos 17 sanidades distintas, cada CA aplicaba un impuesto sanitario diferente por lo que fue anulado. Para compensar, el gobierno de Sánchez se inventa un impuesto al diésel que, por simpatía (aunque maldita gracia tiene), se contagia a la gasolina. Y vuelta la burra al prado.

  3. Políticos de mierda que nos atracan a impuestos y seguimos callados como borregos en lugar de estallar contra ellos como los chalecos amarillos en Francia. La bocaza de la ministra diciendo que el diésel tiene los días contados y el daño que ha hecho al sector y a los magníficos diésel de hoy día. Y la tía sigue tan campante cuando resulta que tanto diésel como gasolina desaparecerán juntos.

  4. De qué nos sorprendemos?. Cuando la izquierda llega al poder su único afán es cambiarlo todo, aunque no existan motivos para no hacerlo. Ahora le toca al diesel y dentro de unos años ( si siguen en el poder, que Dios no lo quiera) a los barcos, los ferrocarriles, los aviones, las motos o las bicicletas. Algo inventarán para recaudar más impuestos porque no tienen la más puñetera idea de economía.
    Todo lo que hacen es puro teatro institucional para que los españoles sigamos cabreados y no pensemos en otras cosas. Esa es la idea, lavarnos el cerebro. Al tiempo…

Deja una respuesta