Logo de Noticias Coches
GM Bondholders
Pablo Maza

General Motors no entiende de crisis

Cuál ave Fénix, General Motors renace de sus cenizas más fuerte que nunca. Hace apenas dos años, la compañía se encontraba al borde de la quiebra, con la crisis económica golpeando al sector y el Gobierno estadounidense inyectando dinero en sus cuentas.

Ahora, tras arrebatarle a Toyota el primer puesto de los fabricantes de automoción, el gigante ha cerrado 2011 con los mayores beneficios de su historia. Así lo ha hecho público la compañía en un comunicado donde declara 7.600 millones de euros en ganacias, la cifra más alta en sus 103 años de historia, gracias al auge de las ventas en Estados Unidos y su espectacular irrupción en el mercado chino.

Sin embargo, la situación podría haber sido incluso mejor de no ser por los malos resultados cosechados en Europa, donde ha logrado un volumen de negocio de «tan solo» 500 millones de dólares, en buena parte por la crítica situación por la que atraviesa Opel.

General Motors consiguió, en 2011, rentabilizar mejor su estructura productiva, con vehículos compactos y de bajo consumo para el mercado estadounidense, y un aumento de su presencia en China. Los ingresos por ventas crecieron un 11% hasta alcanzar los 150.300 millones de dólares, con más de nueve millones de automóviles vendidos. «Hemos aumentado nuestra cuota de mercado mundial e hicimos inversiones estratégicas en nuestras marcas en todo el mundo», asegura Dan Akerson, consejero delegado de General Motors.

En el horizonte más inmediato, el gigante pretende aumentar su oferta de vehículos de alta gama y crossover, después de un período de crisis donde apostó por los coches compactos, de bajo consumo y más económicos. Además, deberán mejorar sus resultados en Europa y América Latina, aunque reconocen que la tarea estará condicionada por la coyuntura económica en ambas regiones.

Fuente: General Motors

  • General Motors
  • Industria