Cada año, alrededor de 200.000 toneladas de neumáticos usados entran en España en el sistema de “valorización” de SIGNUS, la entidad encargada de su gestión. En la mayoría de los casos acaban triturados o incinerados, sin reparar en que las capas de caucho, acero y textiles que forman su esqueleto incluyen mucha tecnología.

La empresa española Gomavial ha decidido que son demasiado valiosos para merecer un final tan improductivo. El coste de los neumáticos es de unos 10 euros por kilo, sin embargo, su vida útil es solo de una media de dos años. Para aprovechar al máximo el valor de sus elementos, esta empresa fundada en 2010 (ganó en 2012 la competición CleanTech Open, que busca a las start-ups más prometedoras en el ámbito de las tecnologías limpias.) ha desarrollado una tecnología de deconstrucción que extrae, mediante técnicas mecánicas, las principales capas de cada neumático.

A un neumático puede intertar devolvérsele la función para la que fue concebido (mediante procesos como el recauchutado), y volver a instalarlos en un vehículo. O aprovecha los materiales de los que están hechos y destinarlos a otros usos. Esta sería la vía por la que opta Gomavial, pero a diferencia de otras técnicas de valorización de los materiales que los trocean o incineran, ellos proponen deconstruirlosen láminas, formadas por combinaciones de caucho y textil o caucho y metal, y la empresa las utiliza para crear materiales con aplicaciones en ingeniería civil y en el sector ferroviario, entre otros.

Instalaciones gomavial

La tecnología Gomavial no quema, pulveriza o tritura el neumático sino que apuesta por mantener la arquitectura de sus capas para obtener productos que sean útiles en mercados más exigentes. Las láminas que la empresa produce en su planta de Usúrbil (Guipúzoca) conservan una mayor cantidad de propiedades de las que tenia el neumático original, que es un elemento de seguridad con unas altísimas prestaciones. Tardan en desconstruir un neumático de 4 a 6 minutos, pero quieren llegar a un minuto por unidad.

La start-up española fabrica ahora mismo tres familias de productos:

  • Hormigoma: Son compuestos de gran dureza y resistencia formados por la banda de rodadura del neumático unida al hormigón. Actualmente están usando esta gama de materiales para crear unas suelas que se colocan bajo las traviesas de las vías del tren, pues disminuyen las vibraciones y el ruido que trasmite el vehículo a la vía.
  • Metalgoma: se fabrican con la parte intermedia del neumático y están compuestos por dos capas de hilos de metal entre las que hay un espesor de goma de alrededor de un milímetro. Pueden sustituir chapas de acero galvanizado que sirvan de soportes estructurales, o para fabricar elementos de seguridad vial, como quitamientos o bandas de reducción de velocidad.
  • Geogoma: La empresa lo obtiene de la capa interna del neumático, diseñada para ser impermeable al gas y mantener constante la presión. Podrías servir para impermeabilización del fondo de vertederos, por ejemplo.

Fuente: Gomavial

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta