Son tiempos de crisis. La Unión Europea, insaciable, exige a España más recortes. Las maltrechas arcas del país necesitan urgentemente ingresos extras. La cartera de los ciudadanos es objeto de los impuestos. Aunque parezca imposible que el Gobierno pueda saquear aun más la economía personal de los españoles, no deberían infravalorar el poder chupóptero de nuestra casta política.

El Ejecutivo anuncia nuevas subidas de impuestos en los carburantes, tarea para la cual ha anunciado que revisará la Ley de Calidad del Aire de 2007, para “orientar” los actuales tasas de matriculación y circulación con el fin de gravar a los vehículos que “más emiten”. Esta modificación de impuestos afectará principalmente a los automóviles diésel, tal y como lo ha confirmado Federico Ramos de Armas, secretario de Estado de Medio Ambiente, durante la celebración de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente.

Ramos de Armas insiste en que la posible revisión de los gravámenes se debería en cualquier caso a una “cuestión medioambiental” y nunca por fines recaudatorios. Las asociaciones de fabricantes (Anfac) y de vendedores (Ganvam), han criticado la futurible subida de impuestos de matriculación y circulación, asegurando que si de un objetivo medioambiental se trata, sería mucho más eficiente poner un marcha un plan para el rejuvenecimiento del parque automovilístico y es que, declaran, un 20% de los coches antiguos genera el 80% de las emisiones de C02. “Si se quiere mejorar en términos de contaminación y reducir las emisiones hay que retirar los vehículos que más contaminan”, aseguran.

Los precios de la gasolina y del gasóleo han repuntado esta semana un 0,98% y un 1,91%, respectivamente, y han marcado nuevos récords históricos en las estaciones de servicio españolas, según datos del Boletín Petrolero de la UE. El precio del litro de gasolina super 95 encadenó su quinta semana consecutiva de récord historicos y ha roto por primera vez la barrera de los 1,45 euros. Por su parte, el gasóleo, ha repuntado esta semana un 1,91%, hasta alcanzar el precio del litro los 1,39 euros, superando así el precio máximo de 1,372 euros marcado hace dos semanas.

Vía: El Economista

3 COMENTARIOS

  1. En tiempos de crisis pensar en comprar un coche eléctrico no es ninguna tontería. Y más ahora que parece que quieren subir los impuestos de los coches de motor diésel. Creo que una apuesta segura es confiar en el auto híbrido o eléctrico y Toyota es la marca elegida por ser la ganadora del premio Ángel Amarillo 2011, en su nueva categoría de Coche del Futuro.

  2. En tiempos de crisis pensar en comprar un coche eléctrico no es ninguna tontería. Y más ahora que parece que quieren subir los impuestos de los coches de motor diésel. Creo que una apuesta segura es confiar en el auto híbrido o eléctrico y Toyota es la marca elegida por ser la ganadora del premio Ángel Amarillo 2011, en su nueva categoría de Coche del Futuro.

  3. Que la medida no es para robar más a los ciudadanos no se la cree ni el que miente negando el verdadero objetivo.

    Si quieren respeto al medio ambiente pongan en circulación coches con motor de aire comprimido, motor de agua o un sinfín de alternativas al timo del coche eléctrico.

Deja una respuesta