Ian Callum es una de las personas de mayor relevancia en el escalafón jerárquico de Jaguar. Jefe de diseño de la firma de automoción de lujo, Callum ha realizado unas declaraciones que han revolucionado el panorama del sector automovilístico internacional. Los encontronazos de Callum con el resto de los directivos de la firma son habituales.

Los responsables de diseño suelen fantasear con nuevos modelos revolucionarios que, en ocasiones, chocan frontalmente con la viabilidad económica que defienden los mandamases de otros departamentos. “Los fabricantes de coches quieren ganar dinero”, protesta Callum, en declaraciones a la revista británica “What Car?”, donde ha revelado que uno de sus proyectos más inmediatos es el diseño de un urbano premium que pudiera competir directamente con el Mini.

Aunque los analistas han acogida de buena grado la propuesta, ya que en la actualidad no existe ningún otro automóvil de la gama y las características del BMW, lo cierto es que los altos cargos de Jaguar no se han mostrado tan entusiasmados con el proyecto. Y es que en los planes de la casa británica no entra la fabricación de un automóvil urbano.

Jaguar parece estar centrado en la producción de un crossover con carrocería de aluminio y una posible versión campera del Jaguar XF Sportbrake. Además, la firma británica, insiste en que su objetivo más inmediato pasa por la consolidación de un proceso que comenzó hace años y que pretende lograr una diversificación efectiva por segmentos.

Vía: DiarioMotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta