movimiento140
Logo Movimiento140

Ante todo y a riesgo de que alguno me critique, quiero dejar claro que soy favorable a la limitación temporal de los 110 kilómetros hora como una media eficaz de ahorro energético, que así ya se ha demostrado en otros países donde se ha puesto en práctica. Pero realmente el trasfondo de esta noticia no tiene que ver directamente con la nueva normativa.

Como este país solo sale a la calle por banalidades absurdas que poco importan y más en esta época de crisis, aprovechando una concentración de protesta contra los 110 km/h, los manifestantes han puesto de manifiesto el doble rasero que la Dirección General de Tráfico está utilizando desde que la crisis exige recaudar de todos lados, sobre todo del bolsillo del ciudadano.

El portavoz del Movimiento140, Pedro Javaloyes, que pretende que los vehículos en España puedan “volar” a 140 kilómetros por hora, ha acusado a Pere Navarro, director de la institución de tráfico, de manipular las cifras de siniestralidad en las carreteras, asegurando que “el año pasado han desaparecido nada menos que 365 muertos de las estadísticas”.

Según Javaloyes, la DGT ha recaudado este año en multas cinco veces más dinero que cuando Navarro llegó al cargo, de los 120 millones de euros de 2004 a los 530 millones de 2010 y que se espera que llegue a los 600 millones al final del presente año.

La acusación resulta cuanto menos algo demagógica si tenemos en cuenta los avances en materia de seguridad en las carreteras, que han provocado que el aumento en las sanciones, aunque elevado, puede resultar lógico.

Para los miembros de la Plataforma 140 la velocidad es progreso como, aseguran, demuestra el hecho de que en todos los países de nuestro entorno se estén elevando los límites de velocidad. Seguramente, desconocen que Francia, una de las grandes potencias mundiales, ya se está planteando adoptar la medida de los 110 km/h impuesta por el Gobierno español.

Como nuestra obligación es dar a conocer todos los puntos de vista, para Javaloyes los límites de velocidad elevados no solo no aumentan la siniestralidad, sino que contribuyen de forma decisiva a reactivar la economía.

Vía: La Razón

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta