Si alguna vez pasas por la pequeña ciudad alemana de Wiesloch es posible que veas una reluciente placa conmemorativa donde se puede leer: “Erste Tankstelle del Welt”. O lo que es lo mismo.  “la primera gasolinera del mundo”.

No esperes ver una gasolinera actual con la estética y la tecnología de hace un siglo. La fachada del edificio que luce la citada placa esconde en su interior una farmacia. Y es que en los comienzos de la sociedad motorizada los derivados del petróleo solamente se vendían en farmacias. Se usaban sobre todo como quitamanchas y disolventes.

¿Ypor qué justo fue esa farmacia alemana la primera que ejerció como gasolinera? En agosto de 1888 Bertha Benz, la esposa del inventor del automóvil Carl Benz, decidió hacer una excursión en compañía de sus dos hijos desde Mannheim hasta la ciudad donde había nacido, Pforzheim, a bordo del Benz Patent-Motorwagen Nº 3.

primera-gasolinera-bertha-benz
Representación del viaje de Bertha Benz

La escapada de la Sra. Benz es considerada como el primer viaje interurbano en automóvil de la historia, con un recorrido de 104 kilómetros a la ida y unos 90 a la vuelta. Durante tan largo trayecto se vieron en la necesidad de rellenar el depósito de combustible y decidieron parar en la farmacia del Sr. Willy Ockel, ubicada en Wiesloch, para comprar unos litros de un conocido producto de limpieza derivado del petróleo llamado Ligroin. Era la primera vez que un automóvil repostaba durante una excursión familiar.

A medida que fueron apareciendo más automóviles fueron aumentando también los puntos de venta de sus correspondentes combustibles. La primera guia de gasolineras de Alemania se publicó en 1909. Al principio los conductores llevaban sus propios recipientes y las medidas de seguridad eran inexistentes y los accidentes por incendio estaban a la orden del día, especialemente si algún despistado se empeñaba en fumar durante el repostaje.

Los primeros surtidores aparecieron varios años más tarde, a medida que las carreteras se poblaban de coches sin caballos. La mayoría se ubicaban en las dependencias de los nuevos talleres de automóviles, que generalmente eran antíguas herrerías o cerrajerías que cambiaban de actividad comercial ante el rumbo que empezaba a tomar el transporte por carretera.

Vía: Diariomotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta