La llegada del nuevo año no vendrá esta vez acompañada de una subida de tarifas en el peaje de las autopistas. Es la primera vez que las empresas concesionarias no aplican incrementos desde que en 2002 se puso en marcha la fórmula por la que cada año actualizan el precio que cobran a los usuarios.

Y seguro que te preguntarás el motivo por el cual no nos meten una subida en el peaje cuando viene siendo la tónica habitual de todos los años, y la respuesta es que no lo hacen por la crisis, mira por donde para algo bueno tiene que servir, y es que la fórmula utilizada para calcular el incremento de tarifa tiene como principales variables el Índice de Precios de Consumo (IPC)  y la evolución del tráfico en las vías, dos conceptos que como te podrás imaginar  han registrado tasas negativas durante este año.

Si bien es cierto que la inflación es el -0,07 por ciento,  se compensa con los descensos que también ha registrado la afluencia de vehículos, ya que cuando el dinero escasea, se viaja menos y se buscan las rutas más económicas, lo que lleva así al mantenimiento del precio de los peajes.

Cierto es que llama la atención  que en un año se pasa de la subida del 4,46 % en 2009, que supuso la mayor subida de los últimos años, con la congelación de precios para 2010.

El mantenimiento de peajes para 2010 afectará a toda la red estatal de autopistas, esto es, a todas salvo a las dependientes de la Generalitat de Catalunya, al túnel de Soller de Palma de Mallorca, a Autopistas de Navarra (Audenasa), que explota la A-15 Tudela-Irurzun, y a pequeñas vías de pago dependientes de los gobiernos de Galicia y el País Vasco, que tienen un sistema de revisión de precios particular.

Nos alegramos por tanto de que con el nuevo año donde todo suele subir el tema de las autopistas mantenga los precios que ya de por sí, son desmesurados en muchas autopistas de peaje españolas.

Vía: Autopista