El renovado Mercedes-Benz GLE estrena nueva versión deportiva de acceso al escalafón AMG. Es el Mercedes-AMG 53 4MATIC+, el hermano descafeinado del más radical y aún por llegar AMG 63, y lo veremos durante el próximo Salón del Automóvil de Ginebra en todo su esplendor. Se pondrá a la venta el próximo mes de mayo y las entregas comenzarán en otoño.

En el exterior, el Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ se caracteriza por una calandra específica, de 15 barras verticales cromadas que denotan su aire familiar con el resto de modelos firmados por AMG. El parachoques delantero recibe nuevas “tomas de aire”, más grandes y agresivas, conjugándose con un splitter que se extiende a los laterales, recubriendo los bajos de la carrocería. Las llantas de aleación de 20 pulgadas (22” en opción) dejan ver en su interior los discos de freno perforados con pinzas plateadas y la tipografía AMG pintada en negro.

En la zaga, la firma de la estrella abandona las falsas salidas de escape con forma trapezoidal en sustitución de dos dobles parejas redondeadas. El splitter frontal, los elementos de adorno en el faldón delantero y en las tomas de aire laterales, la cubierta de los retrovisores, los marcos de las ventanillas, las barras longitudinales para el techo, el difusor y los embellecedores de la salida de escape están acabados en color oscuro, en combinación con las lunas tintadas.

En el interior, los asientos delanteros deportivos están tapizados en cuero negro con costuras rojas en tono de contraste. Desde la marca, afirman que los elementos de adorno de fibra de carbono AMG confieren al habitáculo un carácter especialmente deportivo. El volante AMG Performance, forrado en cuero, cuenta con una marca roja en la posición de las 12h. Tras este, las levas de cambio en aluminio, al igual que los pedales.

Aunque lo que más llama la atención es el sistema MBUX de Mercedes, con una pantalla de 10,25 pulgadas que hace de sistema de infoentretenimiento y se fusiona con otra del mismo tamaño que hace de cuadro de instrumentos. Al montar en el coche, AMG te da la bienvenida con la posibilidad de elegir entre cuatro modos de visualización: “Clásico“, “Sport“, “Supersport” y “Discreto“. El equipo opcional AMG Track Pace amplía las funciones con un ingeniero de pista virtual, capaz de registrar y analizar en detalle hasta 80 datos específicos del vehículo.

Pero lo más destacado se encuentra bajo el capó. Dando vida al nuevo Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ se encuentra un propulsor de seis cilindros en línea de 3.0 litros. El bloque está apoyado por una pareja de turbos y un compresor eléctrico que permite eliminar cualquier tiempo de retraso en aceleraciones. En la línea de los últimos modelos de casa, este motor está asociado a una suerte de microhibridación, un sistema de motor-alternador de 16 kW de potencia y 48 V.

El AMG Track Pace es capaz de medir los tiempos por vuelta y por sector en los circuitos, así como registrar y memorizar diversas cotas de aceleración y deceleración

Gracias a esta combinación, el sistema bautizado como EQ Boost puede entregar hasta 250 Nm de par motor adicionales. Con una potencia total de 435 CV y 520 Nm, el Mercedes-AMG GLE 53 4MATIC+ es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en tan solo 5,3 segundos, y continuar volando hasta los 250 km/h de velocidad punta limitada electrónicamente. Toda la energía queda gestionada a una caja de cambios automática de nueve velocidades AMG Speedshift TCT y, como bien dice el nombre del coche, al sistema de tracción total de la marca 4MATIC+.

Fuente: Mercedes-Benz
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta