Los concept-car sirven para dar “rienda suelta” a las más descabelladas ideas de los diseñadores de automóviles. Pueden plasmar casi sin ninguna cortapisa su “visión” de lo que serán los futuros modelos de una marca, explorar nuevas soluciones estéticas, diseños de interiores o formas poco habituales en los modelos de serie. También incorporan nuevas tecnologías que, quizá, algún día lleguen al modelo que tendremos aparcado en nuestro garaje.

A continuación pasaremos a desglosaros algunos de estos “modelos” tan especiales que han servido para ir conformando lo que la marca británica MINI supone hoy en día dentro de la variopinta oferta de automóviles actuales. Vamos a ello:

  • MINI Concept Monte Carlo Rallye (1997)

Este concept-car sirvió para conmemorar la victoria en el Rally de Montecarlo de 1967 por parte de un MINI Classic, en un hecho sin precedentes. En este primer prototipo ya se veían algunos rasgos (parrilla frontal hexagonal o faros principales redondos) de lo que nos depararía el futuro, concretamente en el año 2001 con la llegada del primer MINI de la generación moderna. Hay que tener en cuenta que el diseño del MINI había permanecido prácticamente inalterado desde el año 1959.

  • MINI Concept Frankfurt / Tokio / Detroit / Ginebra (2005-2006)

Esta serie de cuatro prototipos fueron mostrados en años consecutivos en los más importantes salones del motor de todo el mundo, con variantes adaptadas de forma específica para cada uno de ellos, que nos aproximaban a lo que sería el futuro MINI Clubman, con rasgos característicos tomados de la historia de MINI.

Así, por ejemplo, el presentado en el salón de Frankfurt lo hacía bajo la denominación “Travel in style” y hacía gala de su aspecto contundente y rotundo, mientras que el prototipo mostrado en el Salón de Tokio destacaba los orígenes británicos de la marca. En cambio el que hizo acto de presencia en Detroit resaltaba su capacidad como transporte de material deportivo para actividades outdoor. Por último el que ocupaba el stand de MINI en el Salón de Ginebra mostraba su posible utilización como “vehículo de servicio” en el Rally de Montecarlo, rememorando sus antiguas gestas deportivas.

En cualquier caso este concept-car llamó poderosamente la atención por el diseño de algunos de sus elementos como las puertas, tanto delanteras como traseras, y que posteriormente (estas últimas) llegarían a la serie en el MINI Clubman, por su fácil acceso a la plataforma de carga.

  • MINI Crossover Concept (2008)

Este concept-car que se constituye en el origen del posterior MINI Countryman supone una ruptura con la línea de vehículos presentados por la marca, con espacio de sobra para los pasajeros de las plazas posteriores y una capacidad de carga muy superior a lo ofrecido hasta la fecha, además dispone de distribución interior flexible y un sistema de almacenamiento innovador que permite que la colocación de la impedimenta se adapte a las necesidades del momento.

  • MINI Roadster Concept y MINI Coupé Concept (2009)

Ambos modelos (conocidos como los “Oxford Twins”) representan, a su manera, una reinterpretación de los valores tradicionales de la marca a la vez que muestran su carácter innovador. El MINI Coupé Concept es la esencia de la deportividad y la diversión, mientras que el Roadster hace gala de unas cualidades similares aderezadas por el hecho de su condición de descapotable.

  • MINI Scooter E Concept (2010)

La marca británica da una nueva “vuelta de tuerca” y sigue rompiendo moldes en esta ocasión presentando este scooter eléctrico que trata de transferir la esencia de MINI desde el mundo de las cuatro ruedas al de dos, a la vez que se presenta como un vehículo eficiente y sin emisiones. Se exhiben tres variantes diferentes: una que toma como motivo central la “esencia británica” (como no podía ser de otra forma), otra que nos retrotrae a la cultura “Mod” en la que tanta importancia tuvieron los scooters, y el tercer modelo adopta la apariencia del MINI E.

  • MINI Beachcomber Concept (2010)

Estamos, también, ante otro precursor del MINI Countryman, cuya principal baza es el divertimento en la conducción, gracias fundamentalmente a su estructura “al aire” sin puertas ni techo, que hace referencia al legendario MINI Moke de la década de los ´60. Aporta como elemento diferenciador el denominado Centre Rail que sirve para situar y conectar elementos del más diverso tipo, como reproductores MP3, teléfonos móviles, ordenadores portátiles, neveras, GPS, etc.

  • MINI Paceman Concept (2010)

Se trata de un concept-car basado en el anterior MINI Crossover Concept, pero a diferencia de aquel utiliza una carrocería de tipo coupé, de tal forma que, según la propia marca, se caracteriza por ser el  primer Sports Activity Coupé (SAC) en el segmento Premium, luciendo una carrocería más deportiva y musculosa.

  • MINI Rocketman Concept (2011)

Este vehículo pretende fusionar los valores tradicionales de la marca con la tecnología más innovadora, para explorar aspectos que quizá muestren los MINI del futuro. Nos encontramos ante un modelo de 3+1 plazas en una carrocería de 3 puertas, con una longitud total de poco más de 3 metros. La funcionalidad se consigue a base de una utilización ingeniosa del espacio de carga. También destaca por la profusión en la utilización de materiales ligeros y un más que notable equipamiento interior.

  • MINI Rocketman Concept (2012)

Esta nueva versión del prototipo anterior surge como un homenaje de la marca a la reciente celebración de los Juegos Olímpicos en la capital británica. Combina ideas innovadoras para la cada vez más caótica movilidad dentro de las ciudades con conceptos clásicos, siempre con un diseño inconfundiblemente británico. Gracias a sus reducidas dimensiones se aproxima mucho al tamaño original del  “Classic MINI”. El bastidor está realizado con plástico reforzado con fibra de carbono, lo que garantiza una construcción ligera.

Galería de imágenes:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta