La patronal que engloba a los concesionarios de automóviles en nuestro país, Faconauto, ha hecho públicas las conclusiones de un informe donde advierte que las cifran de ventas de coches en este tipo de establecimientos no volverán a los registros habituales hasta el año 2019. Para Faconauto, las cifras normales de venta se sitúan entre lo 1,2 y los 1,3 millones de unidades, unas cantidades muy alejadas de las actuales, fijadas para finales de este año en apenas 737.400 turismos, el peor dato histórico hasta la fecha, desde que se disponen de estadísticas oficiales de matriculaciones, allá por el año 1989.

Según esta secuencia de previsiones, desde este año hasta 2021 en España se matricularán 538.400 turismos más, lo que significa un crecimiento acumulado en dicho periodo del 73 %. Las previsiones para el año que viene tampoco son óptimas, y es que Faconauto apuesta por un cierre de mercado de 753.250 unidades que, aunque supondrían una subida del 2,1 % respecto a 2012, implica también registros de volumen muy bajos.

La previsión para el retorno al millón de matriculaciones de turismo se fija en 2015, donde se espera cerrar con 1.017.000 ventas. El fuerte repunte del mercado se espera para 2014 y 2015, con crecimientos interanuales en las matriculaciones del 15,3 % y del 17,1 %, respectivamente. En años sucesivos, las previsiones apuntan ya a subidas interanuales de matriculaciones ininterrumpidas más moderadas, entre el 2 % y el 4 %.

La caída del mercado automovilístico en nuestro país ha provocado un descenso del número de establecimientos, desde que en 2007 estallara la crisis financiera. Aquél año, en el territorio nacional, se contabilizaron un total de 3.157 concesionarios, mientras que se espera que este año termine con 2.831, lo que supone el cierre de 326 concesionarios en un período de cinco años.

La mala situación se ha trasladado al mercado laboral, y es que desde 1 de enero de 2008, 50.000 empleados del sector han perdido su puesto de trabajo.

Fuente: Faconauto

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta