“Zoom-Zoom Sostenible 2030” es el nuevo camino que Mazda se marca para los próximos años en el desarrollo de su tecnología, con la vista puesta en el año 2030. Mazda quiere “ofrecer productos, tecnología, diseño y servicios que superen las expectativas de los clientes para que estos disfruten del placer de la conducción y la alegría de vivir desde el momento en que se sientan al volante de un Mazda”, afirma Masamichi Kogai, presidente y CEO de Mazda Motor Co.

A la vista de los importantes y rápidos cambios que se están produciendo tanto en la industrisa del automóvil como en la sociedad, la marca japonesa redefine su política de desarrollo tecnológico a largo plazo de tal manera que el principal objetivo a lograr será el de emplear el placer de conducción que proporcionan sus productos para “contribuir a resolver problemas que afectan a las personas, al planeta y a la sociedad”. En síntesis: generar Zoom-Zoom sostenible.

“Mazda se valdrá del placer de la conducción para ayudar a resolver los problemas de las personas, el planeta y la sociedad”.

“Nuestra nueva visión a largo plazo de desarrollo tecnológico supone todo un compromiso por proporcionar vehículos que ofrezcan una combinación innovadora de placer al volante y prestaciones medioambientales y de seguridad concebidos desde el punto de vista del cliente”, afirma Kogai. “Mazda se valdrá del placer de la conducción para ayudar a resolver los problemas de las personas, el planeta y la sociedad”. El fabricante japonés quiere crear un futuro sostenible a través de iniciativas de conservación en el que personas y coches “puedan convivir con un planeta bello y próspero.

Para ello, Mazda ampliará en sus desarrollos las medidas de reducción del dióxido de carbono contemplando todo el ciclo de vida de sus vehículos y se fija como objetivo alcanzar para 2030 una reducción media del 50 por ciento en sus emisiones y del 90 % en 2050 con respecto a los niveles de 2010. Y lo más importante es que va a hacerlo sin renunciar a los motores de combustión “porque seguirán presentes en la mayoría de los coches del mundo en los años venideros y, por ello, es el que tiene más potencial para reducir las emisiones de dióxido de carbono”, según afirma el informe Zoom-Zoom Sostenible 2020.

En este sentido, el presidente de Mazda, Masamichi Kogai, ha anunciado la producción en serie de un nuevo motor de encendido por compresión, “que combina las ventajas de los diésel y los gasolina, empleando un método de combustión totalmente nuevo. Lo vemos como un cruce entre un motor diésel y uno de gasolina, y por eso lo hemos llamado SKYACTIV-X”. En esta mecánica, la mezcla de aire y combustible se enciende espontáneamente al comprimirse en el pistón.

Se trata de un desarrollo propio de Mazda denominado Spark Controlled Compression Ignition, que “al maximizar la zona en la que es posible el encendido por compresión facilita una transición fluida entre el encendido por compresión y el encendido por chispa”. La nueva mecánica, dotada de tecnología turbo, mejora los consumos y permite obtener una entrega de par hasta un 30 por ciento superior a la del actual motor gasolina SkyActiv, según las primeras pruebas efectuadas en laboratorio por los técnicos de la marca.

En todo caso, Mazda combinará los resultados obtenidos en ese terreno con tecnologías de electrificación efectivas en sus gamas. A partir de 2019 tiene previsto iniciar la introducción de vehículos eléctricos y otras tecnologías de propulsión eléctrica en algunos mercados, “en función de la situación energética y los métodos de generación eléctrica de cada región”, afirmo su presidente y CEO.

Masamichi Kogai ha afirmado que Mazda adoptará “algunas tecnologías híbridas parciales, ideales para potenciar la eficiencia de los motores de combustión interna; seguiremos reduciendo el peso, gracias también a la adopción de ciertos nuevos materiales, e introduciremos más mejoras a nuestra carrocería y nuestro chasis SKYACTIV”.

Otro de los grandes objetivos que el nuevo plan Zoom-zoom Sostenible 2030 de Mazda se plantea es el de “alcanzar una sociedad motorizada sin accidentes de tráfico”. Para ello, el fabricante seguirá avanzando en el desarrollo de sus fundamentos de seguridad (posición de conducción, disposición de los pedales, visibilidad, y el Active Driving Display) y montarlos de serie en todos los modelos.

Las principales novedades anunciadas se darán a conocer a finales de este mismo año en el Salón de Tokio. En 2018, Mazda informará sobre su nuevo vehículo eléctrico y sobre el nuevo sistema de conectividad que está desarrollando. También está previsto introducir, en 2019, una nueva mecánica diesel de nueva generación y un nuevo modelo impulsado por tecnología híbrida enchufable en 2019 y será en 2020 cuando presente las primeras tecnologías de conducción autónoma que irán conformando el Mazda Co-Pilot Concept que, a partir de 2025 será parte del equipamiento de serie de sus modelos, según anunció Masamichi Kogai.

Con el desarrollo e incorporación de todas estas tecnologías, según anunció su presidente y CEO, “Mazda estará a la altura de los requisitos cada vez más estrictos medioambientales y de seguridad, incluida la nueva normativa que entrará en vigor en Japón, Europa y Estados Unidos en 2020 y 2025”.

Fuente: Mazda

Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta