A menudo mi hijo de seis años me habla del problema de los plásticos. Lo ve en la televisión y me pregunta que cómo llegan al mar. Como buen padre le respondo que no debemos tirar nada al suelo, pues acaba llegando al río, de ahí al mar… y de ese modo se evitan esas dramáticas imágenes que todos vemos en los medios. Es un modo de que él vea que puede hacer algo, aunque cuando uno indaga un poco más ve que el problema no son los grandes plásticos, sino los pequeños.

Denominados microplásticos, se trata de pequeñas porciones de plástico que miden menos de 5 milímetros. Aparecen en todas partes, incluidos lagos, océanos y hasta en peces y mariscos. Científicos de todo el mundo estudian las causas y los efectos de la proliferación de estos pequeños trozos de plástico, y un estudio reciente dirigido por el Instituto del estuario de San Francisco y el 5 Gyres Institute identificó una nueva fuente relacionada con el automóvil: el polvo de los neumáticos.

Estos investigadores analizaron micropartículas y microplásticos en aguas de 12 pequeños afluentes en el área de San Francisco. “Casi la mitad de las partículas de las muestras de campo eran fragmentos negros que tenían una textura gomosa distintiva cuando se manipulaban con pinzas”, cuentan en el resumen del estudio, que concluía que “una fuente potencial de estas partículas es el desgaste de los neumáticos del vehículo”.

Los neumáticos están compuestos de muchos compuestos diferentes, principalmente caucho natural y sintético, pero también, retardantes de llama y plástico. Es probable que los pequeños fragmentos de neumáticos desgastados también recojan “compuestos asociados con combustibles fósiles”, según leemos en Los Angeles Times, antes de caer a las carreteras por el desgaste… y caer al agua.

“Esto hace que conducir sea algo en lo que debemos pensar [a la hora de reducir los microplásticos], no solo en la Bahía de San Francisco, sino en cualquier lugar donde haya automóviles”, dijo Rebecca Sutton, científica del estuario y autora principal del estudio.

Vía: Los Angeles Times
Más información: Estudio completo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta