Un coche pensado para transportar pasajeros y, sobre todo, producido íntegramente en Japón. Así era el Mitsubishi Model A, el primer diamante que pulió la marca japonesa y que dio origen hace 100 años, en 1917, a la creación de la  División de Vehículos Motorizados de Mitsubishi Heavy Industries LTD, lo que desde 1970 conocemos por el nombre de Mitsubishi Motors Corporation.

“El coche tenía un interior para los pasajeros bastante grande, estaba fabricado en madera y contaba con un motor de 35 CV de potencia. Los límites del coche en movimiento dependían de las habilidades al volante de su conductor. La cabina de pasajeros fue fabricada sobre la experiencia que Mitsubishi ya tenía en la producción de carruajes tirados por caballos, por lo que el Model A era un coche extremadamente pesado para su tamaño. Alcanzaba una velocidad máxima de unos 30 km/h”, comentó el Sr Ushida, encargado del diseño del motor que impulsaba al Model A.

En el Japón de aquellos tiempos, un país en pleno raid de profundas transformaciones políticas, sociales y económicas, Mitsubishi consiguió lo que otros no lograron: crear un coche de completo ADN japonés, cuando en agosto de 2017 inició la producción en serie del Model A. De este coche se crearon dos prototipos, a fin de exhibirlos en Tokio. Uno en el edificio Yaesu, situado en el distrito de Marunouchi, y otro en la Exposición de la Paz que se celebró aquel año y donde el Model A causó una gran expectación.

La marca de los tres diamantes inició la producción del Model A en la planta de Mitshubishi Shipbuilding Co. En 1920, la producción se trasladaría a la factoría de Nagoya, donde la marca se estableció en el mes de mayo de aquel mismo año.

Hubo mucha experimentación y conjeturas involucradas a la hora de fabricar el motor, los engranajes y el sistema de refrigeración del coche. Empleamos sistemas para encajar para encajar todas las piezas que, hoy en día, serían impensables en el proceso de fabricación de un vehículo”, afirmó el Sr. Nakagawa, responsable de motores en aquella época.

El Mitsubishi Model A fue comercializado y vendido por Ohte-Shokai K.K., una empresa conjunta creada por Mitsubishi Shipbuilding y Mitsubishi Corporation en 1918 cuyo objetivo además de la venta del coche era la importación y la exportación de vehículos y de neumáticos fabricados en Estados Unidos.

Del Model A, la marca de los tres diamantes apenas produjo 20 unidades (además de los dos prototipos ya mencionados). Mitsubishi detuvo la producción del modelo en 1921, apenas cuatro años después de su creación, para dedicar sus esfuerzos industriales a la construcción de aviones. En aquellos años la producción del biplano 1MF se priorizó a la producción de vehículos terrestres. De aquellas 22 unidades producidas no se conoce su paradero, razón por la cual en 1972 se construyó una réplica fidedigna del modelo tratando de respetar al máximo los materiales empleados en la época para homenajear al modelo. Esta réplica es la que actualmente se exhibe en el Mitsubishi Auto Gallery (MAG), el museo de la marca inaugurado en 1989 y recientemente actualizado, que se encuentra en el Centro de Investigación y Desarrollo de MMC en Okazaki, Japón.

Sin embargo, aquellos cuatro años fueron suficientes para convertir al Model A y, consecuentemente, a Mitsubishi en pioneros del mundo del automóvil, especialmente en Japón, creando una notable tradición y una sólida reputación en materia de innovación, fiabilidad, robustez y capacidad off-road, que la marca de los tres diamantes ha sabido mantener viva hasta nuestros días.

Fuente – Mitsubishi

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta