El neumático forma parte de la seguridad activa de nuestro automóvil, siendo uno de sus elementos clave para conseguir una buena frenada y buena adherencia en nuestra conducción.

Una rueda en buen estado reduce la distancia de frenado hasta un 50% y disminuye la posibilidad de sufrir el temido aquaplaning. No obstante si solo hacemos caso a lo que nos obliga la normativa, te diremos que la ley establece un límite de 1,6 milímetros en la profundidad del dibujo. Por debajo de esa cifra, el conductor puede ser sancionado y se pone en riesgo incluso el control del vehículo.

La importancia de los neumáticos en la conducción es de sobra conocida pero parece que con la crisis tenemos que recordar que ahorrar en esto no es la mejor manera de cuidarte.

Y es que los accidentes de tráfico debidos a un fallo mecánico, tienen su origen en un 70% de los casos en un problema en los neumáticos (mala presión, roturas, desgastes, etc.). Además, investigaciones del Dr. Luis Montoro, Catedrático de Seguridad Vial, confirman, que casi un 2% de los accidentes mortales en vías convencionales y cerca de un 15% en las autopistas y autovías, se relacionan directamente con el mal estado de este elemento.

Por otro lado en España casi uno de cada cinco accidentes mortales se producen con el asfalto mojado, de ahí la importancia de asegurar una buena adherencia a la carretera.

Un estudio del Real Automóvil Club de España (RACE) y del fabricante Goodyear alerta sobre un descenso este año del cambio de neumático y del consiguiente riesgo que ellos tienen para la seguridad vial.

Ambas organizaciones estiman que del año pasado a este se ha producido un 6% menos de cambio de neumáticos y teniendo el invierno encima, esto es algo que preocupa.

Según el estudio del RACE y Goodyear a 100 Km/h sobre suelo mojado el área de contacto de un neumático nuevo al asfalto es de un 77 %, mientras que con un neumático desgastado este área de contacto con la carretera es de sólo un 5 %.

La profundidad también es un elemento muy importante ya que un neumático con la ranura por debajo del mínimo legal de 1,6 milímetros multiplica por tres la distancia de frenada con respecto a la frenada de un neumático en buen estado.

Desde el RACE por tanto y ante la llegada del invierno, recomienda revisar la huella del neumático, observar si hay desgastes irregulares, roturas o deformaciones, ya que ello puede ser deberse a una mala suspensión, o si la goma presenta grietas o tiene objetos clavados.

Esta claro que ahorrar en época de crisis es importante, pero hay que saber donde y cuando, pues el neumático es uno de los elementos más importantes del coche y nos podemos jugar la vida.

Fuente: RACE

1 COMENTARIO

Deja una respuesta