Como ya ocurrió con anteriores generaciones del SUV de la marca de Stuttgart, en esta ocasión tampoco podía faltar la variante GTS, para todos aquellos potenciales clientes para los que el Cayenne S se les queda un poco “corto” en prestaciones, pero tampoco pretenden adquirir el Cayenne Turbo.

Esta versión GTS presenta un comportamiento más dinámico
Esta versión GTS presenta un comportamiento más dinámico

Gracias a unos “retoques” convenientemente realizados por los ingenieros de Porsche, esta variante GTS hace especial hincapié en un comportamiento más deportivo y dinámico, de tal forma que su estilo de conducción se asemeje más al de los afamados deportivos alemanes y no tanto al de un “pesado” SUV.

Para ello se ha recurrido a vigorizar el conocido propulsor V8 del Cayenne S de 4.806 c.c. hasta alcanzar los 420 CV de potencia a 6.500 rpm y un par máximo de 515 Nm a 3.500 rpm. Gracias a lo cual esta nueva versión es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 261 km/h y acelerar hasta los 100 km/h desde parado en apenas 5,7 segundos. El consumo medio combinado se va a los 10,7 litros/100 km y las emisiones de CO2 se fijan en 251 gr/km (debido, en parte, al avanzado sistema Auto Start&Stop que equipa). Muy meritorio para un modelo que pesa 2.160 kg.

Evidentemente de poco serviría reforzar el apartado motriz sin realizar las consecuentes modificaciones en el dinámico. La potencia llega al suelo mediante el conocido sistema Porsche Traction Management (PTM) de tracción a las cuatro ruedas controlado electrónicamente, a través de un embrague multidisco (ABD) y un diferencial de deslizamiento limitado (ASR). El cambio es el alabado Tiptronic S (de 8 velocidades) con levas detrás del volante. Además, el desarrollo final más corto de la transmisión contribuye a aumentar su agilidad.

El ambiente interior es específico gracias al paquete GTS
El ambiente interior es específico gracias al paquete GTS

Este nuevo Cayenne GTS dispone de una suspensión con nuevos muelles reforzados de acero con un tarado más firme, lo que contribuye a reducir la altura del conjunto en 24 mm y, por tanto, bajar el centro de gravedad. Si se equipa la suspensión neumática opcional, esta reducción es de 20 mm. El Porsche Active Suspension Management (PASM), ya conocido de otros modelos de la marca, consiste en un sistema que regula electrónicamente y de forma activa la dureza de la amortiguación en función  de diversos parámetros como el estado de la carretera o el estilo de conducción de quien se encuentre al volante. Este puede elegir, además, entre tres programas predefinidos: “Confort”, “Normal” o “Sport”.

Para redondear el conjunto, los trenes rodantes también han sido remozados, con la inclusión, de serie, de unas preciosas llantas RS Spyder Design de 20 pulgadas de diámetro, con una indudable herencia de la competición. En su interior los frenos de serie están formados por unos discos ventilados (de 360 mm en el tren delantero y 330 mm en el trasero) mordidos por pinzas fijas monobloque de aluminio, de 6  y 4 pistones respectivamente. Por si esto no fuera suficiente para colmar las aspiraciones “deportivas” de sus afortunados usuarios está disponible, opcionalmente, el sistema de frenos cerámicos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB).

Por lo que al interior respecta, destaca especialmente la cuidada terminación, ya que los paneles de las puertas, el reposabrazos, las zonas centrales de los asientos y el techo están tapizados en Alcántara. Ya que hablamos de los asientos, diremos que se trata de una realización específica para este modelo, proporcionando mayor sujeción en curvas y sensación de deportividad, sin pérdida de comodidad. Opcionalmente, como siempre, es posible adquirir un paquete interior GTS con diferentes decoraciones en rojo o verde, anagramas bordados, etc.

El precio final recomendado para nuestro país es de nada menos que 102.876 €.

No os perdáis este fabuloso vídeo del nuevo Porsche Cayenne GTS:

Galería de imágenes:

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta