Szymon Klimek nació en Polonia en 1954 y actualmente vive en Poznan. Estudió ingeniería y se abrió camino en el mundo. Cuando tenía 50 años, podía dedicarse a andar, jugar al golf, viajar o tejer edrones… pero decidió hacer una locomotora de 80 mm (alrededor de una escala 1:220), diseñada para caber en una copa de cristal. Desde entonces ha completado más de cien miniaturas electromecánicas. Sin duda, un duro competidor para Patelo, el jubilado gallego creador del motor V12 más pequeño del mundo.

Klimek empieza dibujando los planos, que incluyen hasta los más pequeños detalles del modelo original. A continuación, corta las piezas en una fina hoja de latçón de (0,1 – 0,08 mm). Ultima los detalles y las formas de las diferentes piezas a mano y luego las une, antes de terminar con un acabado de laca.

Las últimas creaciones de Klimek han sido una serie de motores de cierto aire steampunk propulsados ​​por una pequeña célula solar, añadiendo el elemento de movimiento, como verás en el vídeo al final de este artículo. Pero sin duda lo más llamativo de los trabajos de Klimek son los detalles microscópicos, que hablan de su sensibilidad hacia el diseño, de su paciencia… y de la estabilidad de sus manos. A pesar de la llegada del siglo XXI a su taller (cortar las piezas y grabar sus miniaturas con un láser para el corte y grabado), muchas de las piezas todavía están cortadas a mano. Y todos los procesos de doblado, montaje, pulido, encolado y barnizado se realizan manualmente.

Una miniatura típica requiere de dos o tres meses de trabajo, desde los dibujos hasta la pieza final. Pero el paso más difícil, de acuerdo con Klimek, es la instalación de la miniatura en una copa de cristal. Desde el principio, las miniaturas se diseñan para encajar dentro de una copa de cristal más o menos esférica con un diámetro interior de 112 mm, una altura de 142 mm, y una boca de 86 mm. Una vez que encajan en el interior, los montantes de apoyo se ajustan a sus posiciones correctas, y luego se pegan en su lugar. Klimek entonces los sellos de cada copa con una tapa transparente para mantener un ambiente libre de polvo de sus obras maestras.

Dos de miniaturas Slimek se encuentran en el Museo de Artesanía en Carlsbad, California. Sin embargo, los honores y el reconocimiento no parecen ser lo que le motiva. Disfruta trabajando y viendo su trabajo final, como por ejemplo estos coches:

http://www.youtube.com/watch?v=_YKP3kJ3pOQ

Este es uno de los motores que funcionan con célula solar:

Fuente y fotos: Szymon Klimek
Traducción polaco-español: Buenos Tiempos Traducciones
Galería de fotos:

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta