El parabrisas, un invento que data del año 1903, es uno de los sistemas de seguridad que más lesiones ha evitado desde su descubrimiento. Este elemento es una pieza fundamental en el automóvil y aporta hasta el 30% de la resistencia de la estructura del vehículo. Sin embargo, todavía es un gran desconocido para la mayoría y gracias a un estudio de la compañía Carglass, podemos conocer algunas curiosidades.

Desde que comenzaron a utilizarse a principios del siglo XX como cristales de protección en vehículos antiguos, el parabrisas ha sido un elemento que ha evolucionado aportando cada vez más funciones de seguridad. Se descubrió por casualidad en 1903 cuando al inventor francés Edouard Benedictus se le cayó al suelo un vaso de vidrio y no se rompió al contener nitrato de celulosa que había quedado seco en su interior.

El fundador de Ford, Henry Ford, fue pionero en fabricar cristales para el automóvil más seguros ya que el público tenía miedo a instalar este elemento en los coches por las roturas que causaban los primeros cristales debido a su fragilidad. Ford encargó a uno de sus mejores diseñadores que fabricara un cristal más resistente.

A partir de los años 30, el cristal laminado se popularizó y comenzó a utilizarse en máscaras de gas y en vehículos. Es entonces cuando el parabrisas se convierte en una de las innovaciones de seguridad más importantes al reducir las lesiones, evitar que los pasajeros salgan despedidos y proteger del aplastamiento el techo del vehículo en caso de accidente.

Oldsmobile fue la primera marca que incluyó el parabrisas como un elemento de serie en todos sus vehículos a partir de 1915. Sin embargo, Ford lo ofrecía desde 1908 en su Modelo T, como una opción extra a un precio de 100 dólares. El primer parabrisas de una sola pieza con formas curvas lo empleó Chrysler en 1934, en su modelo Airflow Custom Imperial 8. Mucho más tarde llegó el primer parabrisas panorámico, del que presumía el concept car de General Motors LeSabre, presentado en 1951.

Ford ha sido una de las marcas que más ha investigado el uso del parabrisas y el modelo GT de 2016 ha sido el primer coche del mundo que monta un parabrisas con cristal ‘Gorilla Glass’ (hasta un 30% más ligero, y un 25 % más resistente a los arañazos que el vidrio tradicional).

Fuente – Carglass

Vía – Newspress

Galería de fotos:

Ver galeria (22 fotos)

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta