La familia Rifter crece. Este vehículo polivalente fabricado en Vigo complementa su gama con el Peugeot Rifter Long, ahora capaz de acoger cómodamente hasta siete pasajeros sin mermar un ápice de su espacio y modularidad. Es 35 centímetros más larga frente a la versión estándar, y puede transportar objetos de hasta 3,05 metros de longitud. Los asientos son completamente retráctiles y el suelo totalmente plano.

Construía bajo la plataforma EMP2, el frontal se caracteriza por un capó de elevada altura y voladizo corto. Las molduras plásticas los “camperizan” un poco, mientras que en la zaga se mantienen las premisas de un monovolumen compacto: una boca de carga baja, un amplio portón trasero con luneta abatible y un maletero de generosas dimensiones. El espacio interior se ha aprovechado al máximo para que una nueva fila de asientos no afecte a sus posibilidades de carga.

Con una longitud de 4,75 metros, su distancia entre ejes crece en 19 centímetros, hasta los 2,97 m. Gracias a ello, el maletero incrementa su volumen desde los 597 litros de en la versión de cinco plazas, hasta los 850 litros que es capaz de entregar el Rifter Long. La segunda fila de asientos se puede desplazar longitudinalmente según se quiera más espacio para las piernas o el maletero. En caso de montar todos los asientos, el espacio de carga disminuye hasta los 209 litros.

En el maletero, la cubierta de carga con dos alturas y la luneta trasera abatible son la carta de presentación del Peugeot Rifter Long

En el interior, cuenta con el cuadro de mandos Peugeot i-Cockpit, ya una seña de identidad en la firma del león con instrumentación elevada y su volante pequeño. El salpicadero queda dominado por una pantalla táctil de 8 pulgadas, mientras que algunos detalles cromados enfatizan su diseño. Según versiones, existe la posibilidad de montar el techo Zenith, con un hueco de 60 litros de capacidad, y un arco flotante translúcido que permite disfrutar de otros 14 litros. Además, hay otro compartimento de 18 litros.

La oferta mecánica se mantiene respecto al resto de la gama Rifter. Eso quiere decir que se podrá escoger con los mismos propulsores diésel BlueHDi de 100 y 130 CV (este último disponible con la caja de cambios automática EAT8 de ocho velocidades) y gasolina PureTech de 110 CV. En cuanto a sus acabados, el Peugeot Rifter Long también hará lo propio, ofertándose en la modalidad Access, Active, Allure y el tope de gama GT Line.

Entre su equipamiento, destaca el freno de estacionamiento eléctrico o el regulador de velocidad activo. Opcionalmente puede disponer de sistema de reconocimiento de límites de velocidad, alerta activa de cambio involuntario de carril, asistencia de frenada en caso de riesgo de colisión o el sistema de navegación 3D. Gracias a sistemas como el Advanced Grip Control (disponible como opción), el Hill Assist Descent Control (HADC) y los neumáticos Michelin Latitude Tour Mud & Snow, el Rifter Long  puede gestionar la aun cuando las ruedas deslicen sobre superficies de baja adherencia.

Las primeras unidades iniciarán su aventura en los próximos días a un precio de partida de 16.900 euros.

Fuente: Peugeot

Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta