iHear se presentó por primera vez en la feria comercial CES en enero de 2018. Fue gestado por Soltare, una empresa canadiense de tecnología cuyo sistema para automóviles de pasajeros y flotas permite detectar los vehículos de emergencia que se aproximen y ayudar de manera segura para cederles el paso. Porque es en estas situaciones, cuando salen los nervios de los conductores a flote, lo que acaba produciendo choques y accidentes, y en un número mucho mayor del que se podría esperar.

Muchos de estos choques son el resultado de que los conductores no oyen las sirenas de los vehículos de emergencia o, aunque lo oigan, no son capaces de determinar con claridad por qué lado se aproximan. iHear está diseñado para su uso en coches tradicionales y autónomos, como una actualización del mercado de accesorios o como una característica instalada de fábrica. El dispositivo Incorpora un total de cuatro micrófonos MEMS resistentes a la intemperie, ubicados en cada esquina del exterior.

De primeras, solo se requiere uno de esos micrófonos para detectar el sonido de una sirena que se acerca. Una vez que se ha detectado, el sistema utiliza tres de los micrófonos para triangular la ubicación de la fuente del sonido. Esta información se muestra en una pantalla montada en el salpicadero, con un LED rojo que indica el lado por el que se acerca el vehículo de emergencias. El conductor, o el sistema autónomo pertinente, puede tomar la acción óptima en un momento que puede ser crucial.

En su forma actual, la configuración puede detectar y localizar sirenas desde una distancia de hasta medio kilómetro. Sin embargo, según con el presidente de Soltare, Warren Sheydwasser, las características destacadas del iHear incluyen el hecho de que todo el procesamiento se lleva a cabo instantáneamente dentro de un microprocesador ubicado en el vehículo en lugar de en un servidor basado en la nube, además de que el sistema no está dedicado al almacenamiento de datos.

“El método patentado de procesamiento de señales digitales que estamos usando requiere un nivel muy bajo de datos en comparación con el DSP [procesamiento de señales digitales] tradicional, y como tal puede ejecutarse en el bus CAN [red de área del controlador] de un coche”, explica Sheydwasser a New Atlas. para nosotros. “Si tienes una función en el automóvil que consume datos, puedes imaginar que se obstruye el bus CAN con más datos y hará que otros sistemas no funcionen”.

Fuente: Soltare

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta