El último episodio de Top Gear ha dejado bastante mal parado al Zenvo ST1, un superdeportivo danés que, cuando fue presentado en 2012 pasó a formar parte de listas tan prestigiosas como los coches más caros y uno de los diez coches más rápidos del mundo. Sin embargo, dejar un coche en manos del equipo de Jeremy Clarkson tiene sus riesgos, como podrán asegurarte la gente de Tesla, que demandó en dos ocasiones al programa televisivo por maltratar a sus coches con pruebas poco imparciales.

No cabe duda de que Top Gear es el programa del motor más conocido del mundo. Sin embargo, conviene no olvidar de que se trata de un espacio de entretenimiento más que de análisis, buscando más el humor que la precisión de sus datos (de ahí su éxito). A la hora de probar el Zenvo ST1, un coche de más de 1.000 CV de potencia con un V8 sobrealimentado, ya empiezan a ridiculizar su país de procedencia (con ese humor inglés tan característico. Pero eso fue solamente el principio. Antes de  continuar, te dejamos el vídeo para no “destriparte” más información:

[raw]

[/raw]


Como habrás podido observar, el coche no dejó de darles problemas. En apenas ocho minutos,  Top Gear quita a cualquiera las ganas de comprarse un coche que cuesta 800.000 euros. Jeremy Clarkson no dejaba de dar bandazos por la pista, mojada a más no poder, tras desconectar todos los controles electrónicos del coche. Para más inri, los pilotos traseros acumularon humedad en su interior por la condensación y Clarkson aseuraba que los frenos traseros traseros habían dejado de funcionar. La primera jornada de pruebas acabó con el embrague del coche, que tuvo que regresar a Dinamarca para ser reparado.

El Zenvo ST1 regresó a Inglaterra para continuar con la prueba, esta vez con The Stig al volante. Tras marcar un tiempo en el cicuito de pruebas del programa más alto que un Ford Focus ST, un problema con el sistema de refrigeración provocó una combustión espontánea. Que millones de espectadores vean arder tu coche de 800.000 euros, requería una respuesta y Zenvo reaccionó:

top gear zenvo St1Desde la marca danesa lamentan que no mostrasen bien cómo el Zenvo ST1 superaba los 304 km/h en una recta, o su aceleración de 0 a 100 km/h en 2,69 segundos. Y todo esto sobre asfalto húmedo. Porque también lamentan las penosas condiciones a las que tuvo que enfrentarse su coche (ese día no se recomendaba la conducción en muchas partes de Gran Bretaña, debido a la baja temperatura y a la lluvia extrema) No cabe duda de que la cantidad de agua en la pista reducía  la tracción en los gigantescos neumáticos traseros del coche (345/30 ZR20).

Sobre los primeros fallos, aseguran que el embrague del coche se quemó después de una hora de drifting extremo. En su segunda visita, un ventilador del intercooler defectuoso se incendió después de más de una hora de pruebas intensivas a alta velocidad y tras consumir más de 50 litros de combustible consumidos. Tras este incidente, Zenvo Automotive está llevando a cabo pruebas exhaustivas en todos los ventiladores antes de montarlos en los coches. Además, la marca lamenta que exagerasen en el programa el precio del coche Y es que el Zenvo ZT1 “cuesta 660.000 libras (800.000 euros), y no de 800.000 libras (unos 970.000 euros) como se afirmó en el programa”.

¿Habrían sometido en Top Gear a un coche británico a una prueba de este tipo? ¿Las marcas minoritarias continuarán dejándoles coches para ridiculizarlos? En este sentido, es de alabar a Zenvo, ya que ha invitado a Top Gear a repetir la prueba con The Stig sobre asfalto seco.

Fuentes: Top Gear, Zenvo Automotive

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta